Universal
El presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), José Luis Soberanes Fernández, consideró que la intención de la Secretaría de Gobernación de "fichar" a los migrantes indocumentados, es una forma de criminalizar este fenómeno.
Dijo a este diario que esa medida no debe ser aplicada, por el contrario, el Estado debería despenalizar la migración y sancionar a quienes violen los derechos humanos de los migrantes.

EL UNIVERSAL publicó el pasado lunes que en las normas de operación de las estaciones migratorias que elaboró el gobierno mexicano, se establece que los migrantes indocumentados asegurados por personal del Instituto Nacional de Migración serán fotografiados y se imprimirán sus huellas digitales para conformar una "ficha de filiación".

Rechazan uso de cárceles

Sobre el fenómeno migratorio, en su propuesta para la elaboración del Programa Nacional de Derechos Humanos, el ombudsman nacional señaló que se debe impedir la verificación de la condición migratoria y la detención administrativa de los migrantes por parte de las autoridades que no estén expresamente autorizadas para ello, así como prohibir el uso de cárceles como son las estaciones migratorias habilitadas.

Soberanes Fernández criticó que en las estaciones migratorias, los indocumentados asegurados padecen hacinamiento y un trato despótico y discriminatorio, así como diversas violaciones a sus derechos humanos, de tal manera que no sólo son objeto de robos y agresiones por parte de delincuentes, sino también son blanco de abusos por parte de las autoridades municipales, estatales y federales.

Dijo que es fundamental hacer efectiva la decisión del Estado mexicano de sancionar a quienes violen los derechos humanos de los migrantes, sobre todo, porque "de acuerdo con estimaciones de analistas e instituciones, el flujo de personas seguirá creciendo al menos durante las próximas dos décadas".