El Universal
José Luis Soberanes, presidente del organismo, asegura que es un hecho muy reprobable que nos debe hacer pensar a todos el papel que están jugando las fuerzas públicas
Ciudad de México.-José Luis Soberanes Fernández, presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), cuestionó sobre la eficacia de sacar al Ejército a las calles.

Al comentar ayer el caso de los homicidios de Benjamín Franklin Le Barón Ray y Luis Widmar, miembros de la comunidad lebarona del poblado de Galeana, Chihuahua, y activistas antisecuestros a manos de presuntos "paramilitares", dijo que "es reprobable que hayan sido asesinados (quienes) habían tomado una actitud proactiva con su comunidad y ahora pasan a ser víctimas ellos mismos".

Para el presidente de la CNDH "es un hecho muy lamentable y muy reprobable que nos debe hacer pensar a todos el papel que están jugando las fuerzas públicas que no garantizan ya la vida de sus ciudadanos. Esto a mi modo de ver es muy grave".

El ombudsman comentó que no sólo se trata del gobierno del estado de Chihuahua, sino del Estado mexicano en general, por lo que incluso preguntó si acaso no fue el gobierno del presidente Felipe Calderón el que "vendió" la idea de sacar al Ejército a las calles y que siendo Chihuahua una de las entidades con mayor presencia castrense -más de 10 mil- ocurran sucesos como el de Le Barón.

"Y no me refiero nada más al gobierno del estado de Chihuahua, me refiero al Estado mexicano en su totalidad, las autoridades federales. A ver: se nos ha vendido el que el Ejército ha tenido que salir a las calles para dar seguridad pública. Si hay un estado en la República en que está el Ejército en las calles es el estado de Chihuahua, entonces, ¿dónde está el argumento que nos vendían, según creo yo, para justificar la presencia del Ejército en las calles? ¿Dónde está eso que nos dicen que es importante que el Ejército salga a las calles y no está haciendo lo que debe?", dijo.

"La sociedad, ahora sí que como se dice vulgarmente, se ponga las pilas y exija a la autoridad pública que cumpla su obligación y si no recordemos las palabras de Alejandro Martí: si no pueden que renuncien", sostuvo.