Te quedan artículos para leer en este mes. El registro es gratis.
Regístrate | Login

El temor de volver en ataúd y no con un título de médico; marchan en Torreón médicos pasantes por homicidio de compañero

Coahuila
/ 21 julio 2022

Al llegar al punto de reunión, bloquearon los accesos viales que unen las dos ciudades y exigieron la presencia de autoridades.

TORREÓN, COAH.- Al grito de “Ni una bata menos” y “Justicia, justicia”, médicos pasantes de La Laguna de Coahuila y Durango marcharon en protesta por el asesinato del médico pasante Eric Andrade Ramírez en Pueblo Nuevo, Durango, así como para exigir mejores condiciones laborales.

Fueron cerca de 300 los médicos de las universidades Autónoma de Durango (UAD), Universidad Juárez del Estado de Durango (UJED) y Universidad Autónoma de Coahuila (UAdeC), quienes partieron en dos grupos desde Torreón y Lerdo para unirse en el puente plateado que une Torreón y Gómez Palacio.

Anuncio

Al llegar al punto de reunión, bloquearon los accesos viales que unen las dos ciudades y exigieron la presencia de autoridades.

LANZAN CONSIGNAS

A través de un megáfono leyeron las exigencias hacia las autoridades, como la eliminación del servicio social en zonas de riesgo, una reforma a la Norma 009-SSA3-2013 educación en salud, reubicación de plazas a zonas urbanas, aumento del 100 por ciento de la beca del servicio social.

Anuncio

Así mismo pidieron un cambio a la legislación de educación que los obliga a prestar el servicio social en malas condiciones, pues relataron las condiciones precarias y horarios laborales extenuantes.

Una compañera y amiga de Eric, asesinado el viernes pasado, tomó el micrófono y pidió justicia. Contó que Eric era muy alegre y juguetón y quería cursar la especialidad de traumatología.

La doctora no quiso dar su nombre por temor a represalias. Recordó que ya se había expresado en un discurso para su generación, donde refería el temor de regresar en un ataúd en lugar de con un título universitario.

Anuncio

“Desgraciadamente a mi amigo le tocó un ataúd y a su familia ya no le tocó abrazarlo y recibirlo felices y contentos, y estoy luchando para que se le haga justicia”, comentó la doctora.

Contó que ella estaba haciendo el servicio social en una comunidad de la sierra, a 10 días de concluirlo, pero que la universidad la retiró del lugar. Dijo que en la plaza solo contaba con una auxiliar de enfermería y aunque tenía un horario, siempre debía cubrir las 24 horas.

COMPARTE ESTA NOTICIA
Síguenos en

Newsletter Vanguardia

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie

Anuncio
Anuncio
Anuncio
Sugerencias del editor