En Coahuila la educación sexual es clave para evitar ataques

Coahuila
/ 14 octubre 2021

De acuerdo con las estadísticas, cada año se presentan más de 4 millones y medio de niñas y niños víctimas de abuso sexual y en Coahuila, las regiones sureste, laguna y centro son las que cuentan con un mayor número de indicadores que atañen al tema del abuso sexual infantil.

Madres, padres y adultos protectores tienen la obligación de velar y exigir el cumplimiento de la protección de los derechos de las niñas, niños y adolescentes, así como también es su obligación tomar medidas para brindarles su derecho a disfrutar de una vida libre de violencia.

Una de las decisiones que pueden asumir los padres y tutores es el de fomentar una educación afectiva y preventiva en materia de sexualidad desde temprana edad, para la prevención de la violencia o el abuso sexual infantil.

Pese a que existe una estigmatización sobre el tema de la sexualidad en niños y niñas, la titular de la Unidad de Control de la FGE, Rosa Ofelia Sisbeles Alvarado, sostuvo que es muy importante que se tomen medidas precautorias y se observe el comportamiento de los niños y niñas para detectar una posible agresión sexual o de cualquiera otra índole.

“Los niños empiezan a tener conductas autoexploratorias, a descubrir la masturbación, y lo primero que hacemos es prohibirla y asustarnos, decimos muchos mitos con relación a la sexualidad y en realidad tendríamos que enseñarles y educarles con relación a eso, por ejemplo, enseñarles a llamar por su nombre a la vagina, el pene o el ano

“Cuando empezamos a ver el tema de la masturbación en niños de cuatro o cinco años, tenemos que educarlos y hablarles acerca de la prevención de un abuso sexual desde ese momento, decirle que es muy importante que cuiden su cuerpo, que nadie más, así sea papá, mamá, hermanos, tíos o abuelos, pueden tocarle sin su consentimiento, además de enseñarle a que debe mantener medidas de higiene para evitar una infección o cualquier tipo de enfermedad del ámbito sexual”, dijo la psicóloga forense.

Respecto de la cultura de la denuncia, comentó que hasta el día de hoy se ha logrado fomentar que, tanto los padres de familia como los educadores y familiares de niños y niñas manifiesten sus denuncias ante una primera instancia que puede ser la Pronnif, el sistema de emergencias 9-1-1 o bien, ante la propia Fiscalía.

“En caso de que no haya un discurso o una expresión de un abuso sexual, pueden notarse comportamientos y otro tipo de indicadores que hablen de posible abuso sexual, o bien, de maltrato hacia los niños y las niñas”, señaló.

Pidió estar muy alertas para evitar estos hechos.