Colectivo feminista rechaza la maternidad subrogada; afirma que es una comercialización de cuerpos

Saltillo
/ 29 julio 2021

Afirma Las Constituyentes que legislar sobre el tema es un atentado contra los derechos humanos de la mujer

¿En Coahuila una joven puede ir a la cárcel por realizarse un aborto, pero está bien que rentemos nuestros vientres por 150 mil pesos?, cuestionaron integrantes del colectivo Las Constituyentes Mx en Saltillo, ante la ambigüedad jurídica que se evidenció de la legislación sobre este tema.

“Es un tema muy complejo y muy polémico, pero lo que no podemos perder de vista son las condiciones bajo las cuales vivimos las mujeres en México, por ello, desde la colectiva Las Constituyentes Mx nos declaramos en contra de los vientres de alquiler o maternidad subrogada”, dijo Yunuen Menchaca, feminista saltillense e integrante de Sororidad para Trascender.

“Me resulta irónico, injusto, incongruente y es un terrible atentado hacia nuestros derechos humanos que se legisle sobre nuestros cuerpos, nuestros vientres, hablando de maternidades subrogadas, cuando ni siquiera son más de cinco estados en los que se ha despenalizado el aborto”, manifestó la activista.

“Esto es un claro ejemplo de que en nuestro país las mujeres no “podemos” decidir sobre nuestros cuerpos, sino que seguimos siendo seres de otros, objetos de reproducción y de producción para un sistema capitalista injusto y cruel con las mujeres, pues pareciera que no somos sujetas de derechos, sino objetos de mercancía”, explicó.

“El tema de maternidades subrogadas se ha abordado desde una perspectiva equivocada, o al menos, una perspectiva para nada holística ni integral, ya que no estamos analizando las condiciones ni los contextos bajo los cuales vivimos las mujeres en México”, consideró.

“Lo que deberíamos de analizar es el por qué las mujeres en nuestro país se ven en la necesidad de rentar sus vientres” —reiteró—, “mujeres que se dedican a tener un hijo tras otro para otras personas, para poder sacar adelante a su propia familia, por ejemplo”.

Lo que deberíamos de analizar es el por qué las mujeres en nuestro país se ven en la necesidad de rentar sus vientres”.

“Debemos decir que la maternidad subrogada es la comercialización de nuestros cuerpos y es explotación, alertó, pues la mayoría de las mujeres que asisten gestación para otras personas, son mujeres de escasos recursos, en condiciones precarias y de vulnerabilidad, mujeres en situación de violencia que inclusive que en realidad por su contexto son obligadas a ser madres sustitutas”, replicó.

Además, la especialista también cuestionó quiénes podrían acceder a la práctica de maternidad subrogada y quiénes podrían tener la solvencia económica, así como quiénes son las mujeres que se ven en la necesidad de rentar sus vientres y por qué; cuáles son sus condiciones y sus realidades.

Eso de que “es necesario legislar sobre maternidad subrogada porque son cosas que suceden en la realidad” que defienden en la Suprema Corte, parece que solo se regula la comercialización de los cuerpos de las mujeres, una regulación que puede provocar convertirnos como país o Estado paraíso reproductivo.

“Es convalidar la situación de pobreza de las mujeres y vulnerar nuestra autonomía sexual y reproductiva”, reiteró Menchaca.

RENTA DE VIENTRES

El pasado lunes, VANGUARDIA dio a conocer que en redes sociales se promocionan mujeres para la renta de vientres. En la entidad, esta figura no está regulada por ninguna ley. En Coahuila la maternidad subrogada no está regulada; mientras, mujeres de Saltillo y Ramos Arizpe ofrecen su vientre por 150 mil pesos a familias que no pueden concebir.

Sobre el tema, hay quienes en redes sociales intercambian información sobre costos y requisitos, e incluso sobre regulación de la maternidad subrogada en las entidades como Sinaloa y Tabasco, donde algunas coahuilenses son partícipes.