Te quedan artículos para leer en este mes. El registro es gratis.
Regístrate | Login

Nueva norma de agua para uso humano discrimina zonas rurales de la Laguna: Observatorio Socioambiental UIA Torreón

Torreón
/ 7 mayo 2022

La población más afectada por el consumo de agua contaminada con arsénico durante décadas tendrá que esperar al menos seis años para que la aplicación de la NOM-127

Las zonas rurales de la Laguna de Coahuila, que han sido las más afectadas por altas concentraciones de arsénico en el agua durante décadas, tendrán que esperar al menos seis años para la aplicación de la norma que obliga a mejorar la calidad del agua, mientras que la nueva normativa comenzará a implementarse en la ciudad a partir del 2023.

Estos plazos establecidos por la NOM-127-SSA1-2021, publicada el 2 de mayo en el Diario Oficial de la Federación, discriminan a los habitantes de las comunidades rurales, las más lastimadas por el consumo de agua con arsénico, consideró el Observatorio Socioambiental de la Universidad Iberoamericana (UIA) Torreón.

“Consideramos importante señalar la discriminación que la norma referida hace a las comunidades más empobrecidas de la Comarca Lagunera, en donde se vive con más crudeza la problemática del Hidroarsenicismo Crónico Regional Endémico”, expresó la institución a través de un comunicado.

La NOM-127-SSA1-2021 fijó como límite máximo permisible la cantidad de 10 microgramos de arsénico por litro de agua para consumo humano, mientras que la norma anterior del año 2000 lo había establecido en 25 microgramos por litro, una concentración criticada por expertos y activistas en defensa del derecho humano al agua.

TE PUEDE INTERESAR: Monclova: Inician vacunación anticovid en menores de 12 a 14 años

El Observatorio Socioambiental de la Ibero Torreón reconoció que la modificación fue una medida positiva, pues responde a la sugerencia de la Organización Mundial de la Salud que en 1993 fijó los 10 microgramos de arsénico por litro de agua como límite máximo permisible.

Sin embargo, la NOM-127 actual apuntó que la entrada en vigor de esta normativa empezaría a partir de seis años de publicada para las localidades con menos de 50 mil habitantes, tres años para poblaciones de entre 50 mil y 499 mil habitantes, y solo un año para ciudades con más de 500 mil habitantes.

“Este plazo permite la discriminación de comunidades donde aún seguirán bebiendo agua contaminada con arsénico”, como poblaciones rurales de Francisco I. Madero, Matamoros, San Pedro de las Colonias y Tlahualilo (en Durango), agregó el centro universitario jesuita.

Y exhortó a la Secretaría de Salud federal, como responsable de la observancia de la norma, a coordinarse con los organismos operadores del agua para “NO prolongar la violación al derecho humano al agua en cantidad y calidad que vive la población lagunera”.

COMPARTE ESTA NOTICIA

Newsletter Vanguardia

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie

Anuncio
Anuncio
Anuncio