Venecia.- Venecia firmará un acuerdo con el fabricante de bebidas Coca-Cola: En los próximos cinco años, el grupo estadounidense podrá colocar unas 60 máquinas expendedoras de bebidas y golosinas. A cambio, pagará a la ciudad 2,1 millones de euros (2,7 millones de dólares), confirmó hoy el alcalde Massimo Cacciari.
El alcalde se defendió al mismo tiempo con vehemencia de un artículo publicado en el diario "La Stampa" de Turín, según el cual Venecia "vende su alma" a Coca-Cola. No habrá una "invasión" de máquinas expendedoras, agregó.

"La ciudad no se transformará de ninguna manera", intervino el jefe de gabinete del alcalde, Maurizio Calligaro, en el intenso debate por este acuerdo.

Así, las máquinas no llevarán el logo del fabricante de bebidas y sobre todo no se colocarán en algunas de las principales atracciones de Venecia como la Plaza de San Marco y el Puente del Rialto.

Según esta información, las máquinas estarán en las paradas de los "vaporetti" o en los estacionamientos públicos de la ciudad de los canales.

El acuerdo de patrocinio se firmará en el transcurso de esta semana. Hasta ahora, apenas hay máquinas expendedoras de este tipo en Venecia.

El diario cita voces críticas de comerciantes venecianos al alcalde: "Así que ahora acepta el dinero de las multinacionales".

Cacciario destacó una y otra vez que Venecia no tiene dinero para restaurar sus palacios y para pagar un caro sistema de esclusas. Para ello, sirve este acuerdo. "Muchas otras ciudades del mundo cierran estos acuerdos", defendió Venecia este medida.