Universal
El ejército colombiano capturó en la madrugada de ayer a Diego León Montoya, la cabeza del cártel del Norte del Valle, considerado el más poderoso capo en la actualidad. Estados Unidos, que ya lo había pedido en extradición, valoraba su cabeza en 5 millones de dólares
BOGOTA.- El ejército colombiano capturó en la madrugada de ayer a Diego León Montoya, la cabeza del cártel del Norte del Valle, considerado el más poderoso capo en la actualidad. Estados Unidos, que ya lo había pedido en extradición, valoraba su cabeza en 5 millones de dólares.

"Éste es el golpe más duro al narcotráfico en los últimos 12 años y esperamos que produzca un efecto muy grande en toda su organización", declaró el Ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, en la rueda de prensa donde se revelaron los detalles de la captura del capo. "Que los narcotraficantes tomen nota, éste es el futuro que les espera", añadió Santos, antes de presentar al narcotraficante ante los medios.

Según explicó el comandante del ejército, general Mario Montoya, hacía 72 horas que tenían información de que Don Diego se encontraba escondido en una finca del municipio de El Vergel, unos 120 kilómetros al norte de Cali. Para burlar el sistema de seguridad del capo desplegaron fuerza en varios municipios aledaños mientras que un reducido grupo de élite aterrizaba en helicóptero a las 4 de la madrugada en la finca donde se hallaban la madre y un tío del narcotraficante. De él tan sólo encontraron la cédula sobre la cama. Los militares siguieron en el monte las huellas de alguien que cojeaba, pues según información de inteligencia Don Diegosufrió hace un par de años un accidente vehicular que le hacía arrastrar la pierna, hasta que encontraron al capo en ropa interior escondido en la maleza.

"Nada", fue la única palabra que los periodistas oyeron de labios de Don Diego cuando éste fue bajado del avión militar que lo transportó de Cali a Bogotá, para ser conducido a las dependencias de la Fiscalía. Según Santos, la organización de Diego Montoya, a quien se le atribuyen más de mil 500 asesinatos -también se le conocía como El señor de la guerra-, era responsable de cerca de 70% del tráfico de cocaína hacia Estados Unidos (utilizando México como trampolín) y Europa. De hecho, Don Diego está incluido, junto al líder de Al-Qaeda, Osama bin Laden, entre los 10 fugitivos más buscados por el FBI.

"Esto fue una obra de inteligencia del ejército que viene de tiempo atrás, desde hace meses, y está conectado a la depuración que hemos hecho a la fuerza pública", explicó el ministro Santos, quien aludió así a la reciente captura dentro del ejército de varios oficiales y suboficiales que estaban al servicio de Don Diego.

"Al capturar a aquellas personas que estaban infiltradas cortamos de tajo la información que le estaba llegando a Don Diego y que le avisaba de los movimientos de la fuerza pública". El poder de este capo comenzó a crecer a mediados de los 90 después de que los hermanos Rodríguez Orejuela, jefes del cártel de Cali, fueran capturados y la organización comenzara a fragmentarse. Ahí surgieron dos nuevos capos que han controlado el Norte del Valle desde entonces y cuya guerra sicarialprovocó más de 500 muertos: Don Diego y Wilber Varela, alias Jabón.

En 1999, EU solicitó la extradición de Don Diego, al que se relaciona con grupos paramilitares y con los hermanos Arellano Félix. La fortuna conocida de Montoya podría superar los mil millones de dólares, en que fueron valoradas las más de 127 propiedades confiscadas en Colombia y EU a sus familiares cercanos.

Dos de sus hermanos están presos en EU y Colombia respectivamente y aunque el capo enfrenta en su país cargos de homicidio múltiple, lavado de activos e infiltración de las instituciones, será enviado a EU lo antes posible, confirmó el ministro Santos: "Yo diría que máximo en dos meses, esperamos que el trámite sea lo más rápido posible". John Walters, el zar antidrogas de la Casa Blanca, dijo que la captura "'marca un gran paso en el impresionante progreso que ha logrado Colombia recientemente".