Bogotá, Colombia.- El gobierno colombiano anunció este martes que planea denunciar ante la Corte Penal Internacional al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, "por patrocinio y financiación de genocidas", por presuntamente entregar dinero a la guerrilla de las FARC.
"Nuestro embajador en Naciones Unidas anunciará que Colombia se propone denunciar a Hugo Chávez, presidente de Venezuela, en la Corte Penal Internacional, por patrocinio y financiación de genocidas" indicó el presidente Alvaro Uribe, en un nuevo paso de la escalada de choques con sus vecinos.

Tras el ataque en que murió el número dos de las FARC, Raúl Reyes, Ecuador y Venezuela rompieron relaciones diplomáticas con Colombia, y enviaron tropas a la frontera común.

La crisis diplomática entre Colombia y sus vecinos será abordada este martes en Washington en una reunión del consejo permanente de la Organización de Estados Americanos, mientras el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, iniciaba este martes una gira por varios países de América Latina.

El gobierno colombiano aseguró el lunes que encontró un mensaje de Reyes a los otros miembros del Secretariado -mando central- que compromete a Chávez con la entrega de 300 millones de dólares a la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

La carta fue hallada, según Bogotá, en un computador encontrado en el campamento donde murió el sábado en Ecuador el número dos de esa guerrilla, en un ataque de fuerzas colombianas.

Según el director de la Policía colombiana, general Oscar Naranjo, la comunicación enviada a Reyes el 14 de febrero por el jefe insurgente Iván Márquez, quien tuvo en noviembre una reunión pública en Caracas con Chávez, señala "el financiamiento de Venezuela a las FARC con 300 millones de dólares".

Naranjo también aseguró que en el computador se encontraron reseñas de encuentros de Reyes con el ministro de seguridad de Ecuador, Gustavo Larrea y de la negociación de 50 kilos de uranio, para utilizarlo en la fabricación de armas.

Uribe dijo que la decisión de demandar a Chávez demuestra que su gobierno y los colombianos "estamos firmes contra el terrorismo y sus patrocinadores".

"Colombia jamás ha sido país de guerra con los vecinos. Nuestro único interés es la recuperación del orden público. No movilizamos tropas ni avanzamos guerras", añadió.

El jefe de Estado colombiano había pedido a Chávez en agosto actuar como mediador para buscar una negociación con las FARC de un canje de rehenes por rebeldes presos, pero el 22 de noviembre suspendió esa mediación por considerar que le había dado excesivo protagonismo a los rebeldes.

"Nosotros no necesitamos simplemente que nos den palmaditas en el hombro para expresarnos el pésame por nuestros muertos mientras están refugiando a los verdugos de Colombia", señaló el jefe de Estado colombiano en declaraciones a periodistas.

Uribe aseguró estar preocupado porque durante su último encuentro con Chávez en agosto en Bogotá le había entregado información sobre la existencia de doce campamentos de la principal guerrilla colombiana en la parte venezolana de la Serranía de Perijá, que comparten ambos países.

El anuncio de la demanda fuehecho por Uribe tras un encuentro con Gloria Polanco, una de los cuatro rehenes que las marxistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) dejaron en libertad la semana pasada y entregaron a delegados enviados por Venezuela al sur de Colombia.