No peco de fanatismo, ni soy tampoco incivil, si digo que sin Brasil la Copa ya no es lo mismo.
No peco de fanatismo, ni soy tampoco incivil, si digo que sin Brasil la Copa ya no es lo mismo.