Alfredo García
Libros que me gustaría leer
Libros que me gustaría leer

Antiquissimi de prima malorum humanorum origine philosophematis Genes. III. explicandi tentamen criticum et philosophicum (Un intento de explicación crítica y filosófica de los más antiguos filosofemas de Génesis III sobre el primer origen de la maldad humana), de Friedrich Wilhelm Joseph Schelling, acaso el filósofo más grande del siglo 19.
"Vida y Muerte de las Grandes Ciudades", de la urbanista Jane Jacobs.
"La Ciudad No es un Arbol", del arquitecto Christopher Alexander, con prólogo de Gildo Seisdedos.
"Cuentos de Perrault", en la célebre edición bilingüe -francés-ruso- de Lev Voinov, impresa en 1797.
"Memorias del Señor de Schnabelewopski", de Heinrich Heine, obra en la que se inspiró el gran Richard Wagner para componer su ópera "El Holandés Errante".
"A través del Ojo de la Aguja", de William Dean Howells, quien fuera junto con John Dos Passos, el más grande escritor de izquierda de los Estados Unidos.
"El Gobierno de la Lengua", del poeta irlandés Seamos Heaney, premio Nobel de Literatura 1995.
"Derecho a la Pereza", de Paul Lafargue, cubano por los cuatro costados, quien fuera yerno de Karl Marx un diputado a la Asamblea de Francia. La obra conoció un mediano éxito en su época.
"La Novia del León", del poeta australiano Gwen Harwood (1920-1995).

"Planeación Económica Colectivista", de Federico Augusto Von Hayek, distinguida figura de la corriente marginalista y uno de los más feroces opositores de la economía socialista, a la que concede posibilidad teórica, pero a la que al mismo tiempo vaticinaba, desde la década de 1930, un total fracaso en la práctica, lo que finalmente sucedió; obtuvo el premio Nobel de Economía en 1974. (Por lo demás, si usted pensaba que el apellido de la actriz Salma Hayek era árabe, ya se desengañó: es tan alemán como el de la pintora Frida Kahlo).

Educando a un político. "Temístocles, Cimón, Pericles: todos eran unos aduladores, unos cocineros, confiteros, taberneros. ¿A quién han hecho mejor? Han llenado la ciudad de puentes, puertos, muelles, muros, contribuciones y otras inmundicias, pero no de templanza y justicia": Sócrates de Atenas.

Enigmas. "La higrospicidad es la propiedad que poseen ciertos cuerpos de cambiar su aspecto al absorber vapor de agua. El cloruro de cobalto es azul en estado anhidro y rosa cuando absorbe vapor acuoso. Los cabellos rubios desengrasados se alargan en el aire húmedo. La tripa se tuerce con la sequedad y se destuerce con la humedad". (Enciclopedia Salvat del español de España, edición 2004).

¡Hasta el próximo lunes!