Javier Vargas Pereira
La inspiración futbolera manifiesta con la vehemencia en la lucha y cuando ocurre algo sorprendente o insólito.
La inspiración futbolera manifiesta con la vehemencia en la lucha y cuando ocurre algo sorprendente o insólito.

En los buenos partidos de futbol hay momentos de inspiración. La inspiración es un estado en que se halla la mente sometida a la influencia de una lucidez especial o un estímulo creador. Es el instante en que el deportista o el artista logran su mayor fuerza creadora. Se trata de un componente del pensamiento consciente e inconsciente. No es una fuerza misteriosa cuya procedencia se desconozca, depende de la experiencia, el talento y el trabajo físico y mental del jugador. El músico ruso Igor Stravinsky (1882 - 1971) afirmó: "El trabajo trae la inspiración".

En el Campeonato Mundial de Sudáfrica, al menos hasta hoy, los conjuntos más inspirados han sido los iberoamericanos. Son los que evidencian más preparación, entusiasmo y disciplina. La iluminación súbita, el instante de la inspiración, vienen en los momentos críticos y son resultado de una paciente preparación. Aunque el sicoanalista Sigmund Freud (1866 1939) declaró: "Si la inspiración no viene a mí salgo a su encuentro, a la mitad del camino".

El filósofo alemán Jorge Federico Hegel (1770-1831), en su ensayo De lo bello y sus formas, dice: "Se tiene la costumbre de llamar inspiración a ese estado del alma en que se encuentra el artista cuando su imaginación está en juego y realiza sus concepciones... Si nos preguntamos en qué consiste la inspiración en sí misma, veremos que no es otra cosa que el estar poseído y penetrado del tema que se quiere tratar, tenerlo presente, no poder reposar sin haberle marcado con el carácter y revestirle de la forma perfecta que constituye una obra de arte".

Según el pensador francés Joseph Joubert (1754-1824), "el pensamiento es súbito y chispeante como el fuego, la idea nace como el día: después de la noche, después de la aurora. Aquel deslumbra y ésta ilumina. El buen sentido radica en saber lo que hay que hacer; el buen entendimiento en saber lo que hay que pensar. La sagacidad precede a la atención como el tacto al tocar".

La inspiración futbolera se manifiesta con la vehemencia en la lucha y cuando ocurre algo sorprendente o insólito.

El poeta mexicano Salvador Díaz Mirón, en Mudanza, dice: "Ayer, la inspiración rica y galana/ llenando mi cerebro de fulgores;/ y tú, sonriente y dulce, en tu ventana/ hablándome de dichas y de amores".

Y el escritor Homero Aridjis, en su poema Propósitos: "Todos somos iluminados, sólo hay que amar la luz adentro y fuera de nosotros/ sentir los soles gigantescos y las algas unicelulares como estrellas de una alegría suprema".

rjavier_vargas@terra.com.mx