Javier Vargas Pereira
El Tri no tuvo orden defensivo ni eficacia en el ataque; los charrúas impusieron la estrategia y su esquema táctico.

En el partido de ayer entre México y Uruguay prevalecieron la búsqueda de la iniciativa, el combate por el balón, la disputa por los espacios y la pugna por hacer goles, todo lo cual depende de la estrategia y de la táctica del juego.

A la estrategia corresponde la fijación de objetivos; a la táctica, su ejecución.
El Tri no tuvo orden defensivo ni eficacia en el ataque; los charrúas impusieron la estrategia y su esquema táctico.

En el partido de ayer entre México y Uruguay prevalecieron la búsqueda de la iniciativa, el combate por el balón, la disputa por los espacios y la pugna por hacer goles, todo lo cual depende de la estrategia y de la táctica del juego.

A la estrategia corresponde la fijación de objetivos; a la táctica, su ejecución.

La estrategia es abstracta; la táctica, concreta. La primera determina el por qué y el para qué se hace algo; la segunda indica qué hacer y el cómo hacerlo. Lo deseable es que ambas armonicen como espíritu y materia.

Un proverbio sueco dice: "Cada quien atiza las brazas de su propio fuego". Ante Uruguay el conjunto mexicano por momentos se descontroló, no hubo orden defensivo ni eficacia en el ataque. Los charrúas, en cambio, impusieron la estrategia y aplicaron su esquema táctico: cerraron espacios, marcaron a los rivales clave, mantuvieron la concentración e hicieron el gol en el momento preciso. "Fue un gol psicológico", reconoció el técnico Javier Aguirre.

El futbol es tan impredecible como la destreza y la astucia de sus protagonistas. Como deporte, refleja un conflicto. El filósofo inglés Bertrand Russell dijo: "Es propio de la naturaleza humana estar en conflicto con algo. Algunos hombres triunfan; otros son vencidos". El sistema empleado por Uruguay fue más efectivo. A México le falló la actitud, la concentración, la aplicación de su sistema y la táctica. Según el ex entrenador de futbol francés, Gabriel Hanot, "la táctica es el sistema en movimiento. Cuando el árbitro pone en juego el partido con su silbato inicial, todo lo que viene después es táctica".

El entrenador de futbol Hugo Tassara dijo: "Táctica es tratar de aprovechar todas las ventajas que podamos frente al rival, cuidando a la vez que éste no se aproveche de nuestras debilidades. Es una maravillosa lucha individual posición por posición".

El vocablo estrategia alude a la habilidad para conducir un asunto. Etimológicamente significa, el oficio del general. La determina el director técnico; es el camino y la meta. Si el objetivo de México era pasar a la siguiente fase, éste se cumplió, pero si se aspiraba a la victoria, no. "Nos falló el cuidado de los detalles", reconoció Javier Aguirre.

El futbol, como la vida, es complejo y cambiante. El ex rector de la UNAM, Ramón de la Fuente, ha dicho: "Hay que aceptar que en la vida las cosas cambian con frecuencia. No hay ganancias absolutas. Todos podemos ser, a la vez, ganadores y perdedores. El éxito nunca es definitivo; tampoco el fracaso".

rjavier_vargas@terra.com.mx