QUERIDA ANA:

Mi hermana menor va a casarse dentro de seis meses y me ha pedido que seamos, mi marido y yo, padrinos de anillos. Nosotros aceptamos con gusto.

Ella le pidió a nuestro padre que la acompañe para entrar a la iglesia y mi papá dijo que estaría feliz de hacerlo. Pero papá ha estado bastante enfermo y pensamos que tal vez no va a poder ir. Y como apoyo ha pensado pedirle al segundo esposo de mi mamá, que la lleve hasta el altar.
QUERIDA ANA:

Mi hermana menor va a casarse dentro de seis meses y me ha pedido que seamos, mi marido y yo, padrinos de anillos. Nosotros aceptamos con gusto.

Ella le pidió a nuestro padre que la acompañe para entrar a la iglesia y mi papá dijo que estaría feliz de hacerlo. Pero papá ha estado bastante enfermo y pensamos que tal vez no va a poder ir. Y como apoyo ha pensado pedirle al segundo esposo de mi mamá, que la lleve hasta el altar.

El segundo marido de mi mamá destruyó el matrimonio de mis padres y los dos nos obligaron a vivir con ellos, hasta que tuvimos la edad suficiente para salirnos de la casa y fuimos a vivir con papá y luego yo pude comprar un departamento y nos cambiamos juntas y luego me casé y ella se quedó en el departamento hasta ahora que va a casarse.

Estoy muy confundida con la decisión de mi hermana y le dije que era una bofetada para nuestro padre lo que iba a hacer. Le rogué que reconsiderara, pero dijo que su decisión era definitiva.

Estoy pensando en no ir a la boda porque no soporto la idea de ser parte de semejante parodia que ofenderá a mi papá.

¿Usted qué piensa y que me aconseja? Le voy a agradecer su respuesta.

HERMANA ENOJADA

QUERIDA HERMANA ENOJADA:

La decisión de quien acompañará a tu hermana hasta el altar el día de su boda, le pertenece a ella, no a ti. Ella obviamente no alberga el mismo rencor hacia su padrastro que tú.

Entiendo tus recelos, pero quizás se ha llegado el tiempo de olvidar el pasado. En ese día tan especial para tu hermana, debes tratar de enterrar el hacha por el bien de ella. No lo lamentarás.

Ojala tu papá esté en buena condición de salud para acompañar a tu hermana. Lo deseo sinceramente.

ANA

QUERIDA ANA:

Mi esposo siempre ha sido un hombre bastante delgado, pero ahora está tan flaco como un hilo. Y tiene mucha tos, tose durante el día y también por la noche y últimamente se le ha ido el apetito. Además de no tener hambre, dice que la comida no le sabe a nada y por eso casi no come y por consecuencia está tan delgado.

Él ha fumado mucho siempre, desde que era un adolescente comenzó a fumar, allá en la preparatoria, y desde entonces ha fumado alrededor de dos cajetillas de cigarros al día.

¿Cree que el fumar, el humo del cigarro, le habrá afectado sus papilas gustativas?  Me gustaría que le preguntara a su amigo, el doctor, para que me diga qué opina.

PREOCUPADA POR EL FLACO

QUERIDA PREOCUPADA POR EL FLACO:

Hablé con mi amigo, el doctor y me dijo lo siguiente: Ciertamente el cigarrillo podría disminuir el apetito, pero agregó que lo que más puede preocupar son las consecuencias por el posible daño que pueda haber en los pulmones.

La pérdida de peso y  la tos persistente en un fumador adulto siempre deben levantar sospechas de que pudiera estar presente  una dolencia seria y sin diagnosticar. Por ejemplo, un cáncer del pulmón o una enfermedad pulmonar obstructiva crónica, ya que esos síntomas son manifestaciones comunes del precio que los fumadores tienen que pagar.

En opinión del doctor su esposo debe ser examinado por su médico para que le ordene algunas radiografías y los exámenes que considere pertinentes, o enviarlo con un neumólogo.

Al mismo tiempo debe usted insistir en que su esposo deje el cigarrillo. Estoy segura de que él tiene una importante adicción a la nicotina, pero puede ser ayudado por una variedad de productos, incluyendo el chicle de nicotina, parches y un inhalador de nicotina, etc.

Pero su doctor es el lugar para empezar el proceso de curación.

Espero que todo esté bien y solamente sea algo pasajero. Sin embargo, insisto en que, por su bien,  y el de toda la familia, su esposo se aleje definitivamente del cigarrillo.

ANA