Germán Tesse
En medio de desastres muy cercanos, como el que propició el huracán "Alex" en la región noreste del país el pasado viernes 2 de julio, se dio a conocer la muerte del escritor Armando Jiménez.

Para muchos esta muerte pasó desapercibida a pesar de que el escritor publicó 17 libros, cinco de ellos prologados por Premios Nobel como Gabriel García Márquez, Octavio Paz y Camilo José Cela, sumando 614 ediciones diferentes con alrededor de 11 millones de ejemplares impresos.
En medio de desastres muy cercanos, como el que propició el huracán "Alex" en la región noreste del país el pasado viernes 2 de julio, se dio a conocer la muerte del escritor Armando Jiménez.

Para muchos esta muerte pasó desapercibida a pesar de que el escritor publicó 17 libros, cinco de ellos prologados por Premios Nobel como Gabriel García Márquez, Octavio Paz y Camilo José Cela, sumando 614 ediciones diferentes con alrededor de 11 millones de ejemplares impresos.

Entre todos esos títulos sobresale particularmente uno, el de "Picardía Mexicana" el cual cuenta con 143 ediciones y más de cuatro millones de ejemplares vendidos. Por su vasta popularidad no pasó desapercibido para productores cinematográficos como Alfredo Ripstein Jr., quien asociado con el cantante Vicente Fernández a través de su productora Cima Films realizaron en el año de 1978 la adaptación cinematográfica del mismo con un guión de Pedro de Urdimalas, bajo la dirección de Abel Salazar.

Jiménez aparece en la cinta como él mismo en un personaje al que los protagonistas se refieren como "El Preguntón", porque se la pasa apuntando todos los albures, chistes, calambures y florilogios que en la realidad se pasó recopilando en cantinas, antros, pulquerías, salones de baile y diversos lugares públicos de la capital del país para darle vida al mencionado texto de "Picardía Mexicana", cuyo primer tiraje no dejó de ser boicoteado por la Liga Mexicana de la Decencia por su "reprobable contenido".

La muerte de Armando Jiménez fue calificada por el periodista Jacobo Zabludowsky, uno de sus más cercanos amigos, como "una gran pérdida para la Ciudad de México", quien también lo describió como "un cronista muy singular" y comentó en entrevista para el periódico "La Jornada" que ". además de recoger con un cuidado casi de museo las palabras y frases de doble sentido, muchas de las cuales han dejado de usarse, fue un escrutador de antros, cantinas y fondas de un México que se fue".

Jiménez falleció en la sureña ciudad de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, a los 92 años de edad, ciudad donde a nombre del gobernador Juan Sabines Guerrero, el secretario de Gobierno, Noé Castañón de León, le otorgó en noviembre de 2009 el nombramiento de "Hijo Predilecto del Estado de Chiapas".

La información del deceso de Armando Jiménez la dio precisamente Víctor Manuel Cruz Roque, director de Difusión Cultural del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Chiapas.

Irónicamente, a pesar de todos esos reconocimientos a lo largo del país, en Coahuila el legado de Jiménez pasó totalmente desapercibido a pesar de haber visto su primera luz en la ciudad fronteriza de Piedras Negras, Coahuila, donde nació el 10 de septiembre de 1917.

Con este antecedente, es casi seguro que no veamos un merecido homenaje en vida, este año del Centenario de la Revolución de otro prolífico nigropetense del quehacer cinematográfico como Mario Hernández, director de casi todas las épicas revolucionarias del actor y cantante Antonio Aguilar.

En recientes declaraciones de Jesús Guerra, hermano del actual director del Icocult, dijo de manera despectiva que desde 1930 hasta la actualidad sólo había habido "puro melodrama", ignorando por consiguiente joyas del género de Fernando de Fuentes de los mismos años 30, o recientes obras como "Chicogrande", de Felipe Cazals, de este 2010, entre muchas otras más. Así las cosas.
Comentarios a:
tesse_25@hotmail.com