Ricardo Alemán
En una declaración que lo exhibe como un político pobre, Enrique Peña Nieto se quejó de la perversidad oficial en tiempos electorales. Y dice que en 2011 y 2012, "también habrá guerra sucia", en alusión a sus aspiraciones presidenciales.

La referencia se produjo luego de que un productivo sistema de espionaje al servicio de la alianza azul-amarilla diera a conocer escuchas ilegales que involucran en presuntos delitos electorales a los gobernadores Fidel Herrera, de Veracruz, y Ulises Ruiz, de Oaxaca.
En una declaración que lo exhibe como un político pobre, Enrique Peña Nieto se quejó de la perversidad oficial en tiempos electorales. Y dice que en 2011 y 2012, "también habrá guerra sucia", en alusión a sus aspiraciones presidenciales.

La referencia se produjo luego de que un productivo sistema de espionaje al servicio de la alianza azul-amarilla diera a conocer escuchas ilegales que involucran en presuntos delitos electorales a los gobernadores Fidel Herrera, de Veracruz, y Ulises Ruiz, de Oaxaca.

No fue todo. Peña Nieto deslizó que esas grabaciones pudieron salir del Estado mexicano.

Y es probable que el gobernador Peña Nieto tenga razón; que de junio de 2010 a junio de 2012 la exitosa productora de videos y audios "calientes" sea una de las más rentables; que se incremente la "guerra sucia" contra el mexiquense y se fortalezca la perversidad de azules y amarillos que intentan derribarlo a la vuelta de cada esquina. Lo que no sabe Peña Nieto es que para hacer caldo de gallina lo primero que se requiere es la gallina.

Es decir, que para producir un montaje en audio y video de un cochinero político electoral como los exhibidos en Veracruz y Oaxaca se requiere el ingrediente principal: las cochinadas.

Así, cuando Peña dice que también en 2011 y 2012 habrá "guerra sucia" en su contra, parece reconocer que los sabuesos del pacto azul-amarillo ya tienen la gallina para el caldo.

Y si no, obliga la pregunta. ¿Por qué la certeza de Peña Nieto de que está lista la guerra sucia en su contra? ¿Acaso es clarividente?

No, la verdad Peña Nieto no ve más allá de su nariz. La respuesta es más elemental. Al parecer el equipo pensante del mexiquense entendió que las escuchas arrojadas contra Fidel Herrera y Ulises Ruiz no son más que advertencias de lo que tiene en su poder la más exitosa productora de videos y audios "calientes" sobre el Gobernador mexiquense.

¿Y cuál es ese secreto? Evidencias de financiamiento de campañas, envío de equipos de operadores y muchos, muchos otros testimonios.

Cuando Peña dice que seguirá la guerra en su contra lo que intenta es vacunarse. La pregunta es si es imbatible; si caerá como Arturo Montiel.