Redacción
No hay mejor compañía cuando uno hace ejercicio que la música para alimentar alma y cuerpo
La idea de hacer ejercicio escuchando música resulta un aliciente para continuar con la práctica; además de ser una excelente compañía, ayuda a mantener el ritmo de la actividad y nos aleja de pensamientos que nos distraen de lo que estamos haciendo.

En cualquiera de sus estilos, la música es una excelente compañera para ejercitarse, no importa si se hace en el gimnasio, en la casa o en un parque, los deportistas la utilizan para motivarse, abstraerse o desconectarse del mundo y concentrarse en su entrenamiento.

Los nadadores, hasta ahora, no escuchan música mientras entrenan, al menos no cuando tienen la cabeza dentro del agua que -cabe mencionar- es la mayor parte del tiempo. Durante una sesión intensa de natación, sólo se escucha la respiración, el movimiento del agua y, cuando se sale a respirar, alguno que otro sonido externo.

Sin embargo, ¿qué sería si los nadadores pudieran escuchar la música de su preferencia cuando entrenan, motivándose a mejorar sus tiempos o a mantener el ritmo por un periodo más largo, o si quienes practican este deporte para relajarse y desconectarse del mundo exterior, pudieran escuchar una pieza de Mozart o Bach, acompañada del sutil sonido del movimiento del agua que acompaña al cuerpo mientras se da una brazada larga y profunda? Probablemente su práctica sería el doble de placentera, el tiempo que dedican al nado se prolongaría y obtendrían mejores resultados tanto físicos como emocionales.

Quienes practican la natación saben que, además de ser uno de los deportes más completos, ya que se utilizan todos los músculos del cuerpo, también mejora la capacidad pulmonar y es ideal para mantener el equilibrio mental; uno tiene que practicarlo para comprender los efectos que esta actividad provoca en la mente y el estado de ánimo. Si a todas estas bondades se le agrega la música, la natación resultará una experiencia sensorial completa que ya es posible.

El nuevo SwiMP3 de la marca Finis, es un MP3 acuático que se puede portar mientras se está en el agua, gracias a su avanzada tecnología de conducción de sonido mediante osteoconducción. Sus funciones son las mismas que las de un MP3 tradicional con la diferencia de que además se puede meter al agua sin ningún riesgo.

El SwiMP3 ofrece una memoria de 256 MB y su reproducción puede ser en formato MP3 y WMA, cuenta con un panel de control MP3, reproducción aleatoria, una función para reanudar con la reproducción, teclas para cambiar a la canción siguiente/previa y control de volumen.

Ahora la tecnología hace posible ejercitarse en el agua acompañado de la música de preferencia con el nuevo SwiMP3 con el que los nadadores tanto ocasionales como asiduos disfrutarán al doble su actividad.

El swiMP3, incluye un reproductor SwiMP3v2, cable USB, estuche y manual de instrucciones, su precio al público es de 3 mil 500 pesos y se encuentra disponible sobre pedido en ventas@latendence.com