LA JORNADA
México, D.F. .- El consumo de tortilla en México disminuyó en 30 kilogramos anuales por persona en la última década, fenómeno que comenzó a partir de la eliminación del subsidio gubernamental en el precio de este alimento, aseguró este martes Alfonso Cebreros, director de relaciones gubernamentales de Grupo Maseca (Gruma).
En una conferencia de prensa con productores venezolanos de maíz, el directivo de Gruma explicó que en 1997, cuando el gobierno del ex presidente Ernesto Zedillo determinó eliminar el subsidio a la tortilla, el consumo promedio de este alimento era de 120 kilogramos per cápita. Una década después, cada mexicano ingiere en promedio 90 kilogramos de tortilla, una reducción de 25 por ciento.

De tal forma, el mexicano promedio consume ahora tres cuartas partes de la tortilla que ingería hace una década, de acuerdo con los datos ofrecidos por el ejecutivo de Gruma, el principal fabricante de harina de maíz en México.

"La eliminación del subsidio al consumo de tortilla colocó el precio de este alimento al mismo nivel que tenían otros que en su momento eran más caros, como el bolillo; también pudo haber influido en la disminución del consumo el cambio de hábitos alimenticios y la intensa propaganda que se hace ahora, por ejemplo en la televisión, a las sopas instantáneas", añadió Cebreros.

En la conferencia de prensa dio a conocer que Gruma, junto con la Fundación Mexicana para el Desarrollo Rural, participa en un proyecto para cultivar "maíz híbrido" en una superficie de 7 mil hectáreas en el estado de Chiapas, en el sureste del país. En este emplazamiento agrícola se utilizan semillas, dijo, "proporcionadas por Monsanto", la principal productora mundial de organismos genéticamente modificados o transgénicos.

"No se trata de semillas transgénicas, sino de semillas híbridas que se vienen utilizando en México durante los últimos 50 años", aseguró.

Expuso que cuando comenzó la siembra de esas 7 mil hectáreas en Chiapas se producían 3 toneladas de maíz por hectárea. Con las semillas que Gruma compra a Monsanto, agregó, la productividad aumentó el último año a 6.5 toneladas por hectárea y para el siguiente ciclo se espera que se eleve a 8 toneladas de maíz por hectárea cultivada.

Cebreros anticipó que la producción de maíz será este año de 22.5 millones de toneladas, un millón de toneladas más que la cosecha de 2007. Del total, 21.5 millones serán de maíz blanco, el que se emplea para consumo humano, y el otro millón de maíz amarillo, utilizado para forrajes.

En la conferencia de prensa, José de la Peña, director adjunto de la presidencia de Gruma, dijo que la empresa surtirá este año toda su demanda de maíz en México "porque aquí el grano es de mejor calidad y a precio más competitivo".

En la conferencia de prensa, los directivos de Gruma abundaron sobre el resultado de una visita que hicieron a México, a invitación de esa empresa, agricultores de ocho asociaciones de productores de Venezuela, cuyos detalles ya fueron reportados por La Jornada el lunes pasado.

Los agricultores venezolanos, que proveen maíz a Molinos Nacionales CA, la subsidiaria de Gruma en Venezuela, visitaron entre el 25 y 29 de febrero las zonas agrícolas de Culiacán, Los Mochis y Topolobampo. En ese país se cultiva maíz sólo en terrenos de temporal, con una productividad promedio de 3.5 toneladas por hectárea, una tercera parte de la lograda en Sinaloa.