El evento arrancó con las palabras del artista Smokey Robinson, quien leyó una serie de mensajes dirigidos a la familia de Jackson, entre ellos el de la cantante Diana Ross, que no estuvo presente pese a su cercana relación con el artista, y del líder político sudafricano Nelson Mandela.
Los Angeles, EU.- El homenaje público a Michael Jackson dio comienzo hoy a las 10.10 hora local (17.10 GMT) en el pabellón Staples Center de Los Angeles, con un escenario austero, decorado con coronas de flores y dominado por una imagen gigantesca del "rey del pop".

El evento arrancó con las palabras del artista Smokey Robinson, quien leyó una serie de mensajes dirigidos a la familia de Jackson, entre ellos el de la cantante Diana Ross, que no estuvo presente pese a su cercana relación con el artista, y del líder político sudafricano Nelson Mandela.

Tras Robinson, la ceremonia entró en un receso, a la espera de la entrada del féretro de Jackson.

El ataúd dorado del "rey del pop", que fue trasladado desde el cementerio Forest Lawn en las colinas de Hollywood, no ha sido exhibido aún ante los fans.

Más de 17.000 seguidores del artista tuvieron acceso al Staples Center y al adyacente teatro Nokia, donde algunos siguen el homenaje a través de pantallas gigantes.

Contra todo pronóstico, no se registró una notable presencia de fans sin entrada en los aledaños del pabellón deportivo, fuertemente custodiado por la policía en previsión de una oleada de personas que podrían haberse agolpado en la zona con la intención de poder ver por última vez a Jackson.

Artistas como Stevie Wonder, Mariah Carey, Lionel Richie o Jennifer Hudson confirmaron su asistencia al evento que está dirigido por el coreógrafo Kenny Ortega, quien estaba encargado de preparar con Jackson los conciertos que iba a ofrecer en Londres este verano.

Se espera que el hermano de Jackson, Jermaine, tome el escenario y dedique el tema "Smile" de Charles Chaplin a la memoria del "rey del pop", quien versionó esta canción en su disco de 1995, "History: Past, Present and Future, Book I".

Las televisiones de todo el mundo están retransmitiendo en directo este multitudinario evento, que podría alcanzar una audiencia de 1.000 millones de personas.