NOTIMEX
México, D.F. .- Con lecturas dramatizadas, video testimonios, monólogos y sones veracruzanos, el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) arrancó la víspera, de manera oficial, las actividades para recordar a un icono de la dramaturgia mexicana: Emilio Carballido (1925-2008).
Durante un homenaje celebrado en el Palacio de Bellas Artes, la titular del INBAL, María Teresa Franco, recordó que fue en este mismo escenario, pero hace 60 años, cuando Carballido se dio a conocer como dramaturgo con "Rosalba y los llaveros", montaje que representaría una nueva y vigorosa tradición teatral mexicana.

"Después de medio siglo de aquella entrada triunfal en los anales de la dramaturgia nacional, estamos de vuelta para rendirle un homenaje póstumo al maestro Emilio Carballido sobre las mismas tablas que testificaron los inicios de su vigorosa influencia", dijo.

"Recordamos hoy, al prolífico inventor de historias, al maestro de dramaturgos, de actores y directores que se formó con figuras de la talla de Rodolfo Usigli, Xavier Villaurrutia, Celestino Gorostiza, y que trazó nuevas rutas para la escritura dramática en México", añadió Franco.

Se refirió al legado de Carballido como una obra que ha esquivado toda clase de encasillamientos, tanto por su riqueza temática como por la variedad de géneros que aborda, convirtiéndose en un referente imprescindible.

Por su parte, Selma Ancira narró aquel regalo de cumpleaños que obsequió a Carballido con un homenaje que la comunidad teatral de Rusia le dedicó cuando cumplió 82 años de edad.

"Fue un homenaje en el que los más destacados representantes del gremio no escatimaron elogios, más que merecidos, a sus piezas para teatro, novelas y relatos que muchos habían leído ya", estimó.

Refirió que en ese viaje, el autor se sentía como un niño con juguete nuevo, pues al caer la tarde-noche llegaron hasta un restaurante en donde Carballido disfrutó de una buena comida en compañía de la cantautora rusa Elena Frolova.

En tono emotivo y a punto de llanto, Héctor Herrera, director de la Revista Tramoya, recordó parte de la vida y obra de quien fuera uno de los pilares del teatro moderno, así como sus últimos viajes

Sigue
Arrancó en Bellas Artes... dos... viajes.

"En Cuba recibiste una generosa rehabilitación física, recibiste amigos, sanaste asperezas, pero sobre todo, te gustó volver a ver La Habana: sus plazas, sus calles, su gente. En Rusia recibiste homenajes y dictaste conferencias y concretaste traducciones", citó.

Minutos más tarde, en el escenario se proyectó un testimonial en donde se dio cuenta sobre su origen, su familia y sus obras de teatro.

Más tarde, los actores Teresa Valenzuela y Froilán Cuenta hicieron más amena la velada con una lectura dramatizada titulada "El espejo II", la cual fue del agrado de los presentes.

A su vez, la actriz Margarita Sanz deleitó con el monólogo "Renata" de la obra "Las Cartas de Mozart", con el que cautivó y atrapó a cientos de miradas.

De nueva cuanta el telón del recinto se volvió a abrir, pero esta ocasión para proyectar un fragmento de la película "Macario" dirigida por Roberto Gavaldón, y cuyo guión fue escrito por Emilio Carballido.

Al final de la velada, debajo del templete apareció un trío veracruzano, que al son jarocho ofreció un par de canciones dedicadas a quien fuera un gran impulsor de la nueva dramaturgia mexicana.

A casi tres meses de su muerte, Carballido, quien la víspera hubiera cumplido 83 años de edad, fue despedido con las tradicionales mañanitas, así como con fuerte aplauso y una gran ovación.

Las serie de actividades a este reconocido autor continuarán los próximos meses con puestas en escena, ediciones, mesas redondas, la promoción de lecturas, actividades académicas, ciclos de cine, así como otros eventos.

Entre ellos, la colocación de un busto conmemorativo en el parque que lleva su nombre en San Pedro de los Pinos, en esta capital, en octubre próximo.

Cabe destacar que el homenaje nacional en el Palacio de Bellas Artes fue preparado por un comité especial que incluyó la participación del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, el INBAL, el Gobierno de la Ciudad de México, el de Veracruz, el Instituto Politécnico Nacional, las universidades Nacional Autónoma de México, Veracruzana y Autónoma de Nuevo León, entre otras.

Nombrado Premio Nacional de Literatura en 1996, Emilio Carballido perteneció al brillante grupo de artistas conocido como Generación de los 50, con compañeros como Sergio Magaña, Luisa Josefina Hernández, Rosario Castellanos, Jaime Sabines y Sergio Galindo, entre otros.

Estudió Letras Inglesas en la Facultad de Filosofía y Letras; entre otros estudios, obtuvo una Maestría en Letras en la UNAM. Asimismo recibió una beca del Instituto Rockefeller y años después fue becario del Centro Mexicano de Escritores. Falleció el pasado 11 de febrero a causa de un ataque al miocardio.