Sidney, Australia.- Grupo de activistas birmanos exiliados en Australia iniciaron hoy en Sidney una huelga de hambre de dos días para exigir a la ONU que envíe fuerzas de paz a Birmania (Myanmar), donde han muerto 16 personas desde que el 26 de septiembre empezó la violenta represión.
"Pedimos que la ONU mande tropas de paz a Birmania. Queremos aclarar la situación allí, hay gente pagando con sus vidas. Mucha gente se enfrenta a dificultades y otra mucha ha sido asesinada por la Junta Militar", dijo a los medios locales Min Thetnaing, uno de los organizadores.

El activista añadió que los huelguistas formalizarán esa petición en una carta que enviarán hoy a las oficinas que la ONU tiene en Sidney, y frente a las cuales se desarrollará el ayuno.

La protesta comienza el día en el que se espera que se produzca la entrevista entre el enviado especial de la ONU para Birmania, Ibrahim Gambari, y el jefe de la Junta Militar birmana, el general Than Shwe, que ayer dio el visto bueno al encuentro.

El "hombre fuerte" de Birmania, un experto en la guerra psicológica, ha hecho esperar dos días a Gambari, creando la duda de si haría un desplante al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien encomendó al diplomático nigeriano viajar inmediatamente al país asiático para tratar de infundir en los generales birmanos los conceptos de contención y diálogo.

El domingo, Ibrahim se reunió durante una hora en Rangún con la líder del movimiento democrático birmano, Aung San Suu Kyi, de 62 años, premio Nobel de la Paz y en arresto domiciliario desde 2003, castigo que ha cumplido casi doce de los dieciocho últimos años.