El Universal
México, D.F.- Las ofertas de los bancos son similares, pero tienen diferencias que según el perfil del cliente y sus necesidades de corto y largo plazo, pueden hacerlos más o menos atractivos.
Generalmente el público compara el pago mensual de los primeros años y la tasa de interés; menor atención se le da a los incrementos (en caso de haberlos), al plazo (15 o 20 años) y pocas personas suman el total de pagos a lo largo del plazo.

Otro costo que varía entre los bancos y que poca importancia se le da es la comisión de apertura y el pago de las pólizas de seguro que se suman al pago mensual.

Pero lo que prácticamente nadie toma en cuenta es que al elegir un banco para contratar un crédito hipotecario, está eligiendo una relación de largo plazo. "Se considera que el trámite del crédito termina al firmar la hipoteca, sin embargo se firma un compromiso, una relación de largo plazo y se tiene que pensar muy bien con quién se quiere tener esta relación", dice Ricardo García Conde, director de Crédito Hipotecario en Scotiabank.

Y aunque a simple vista las condiciones pueden sonar similares, tienen sus diferencias. Adicionalmente algunos bancos ofrecen dos o tres esquemas y en estos casos el cliente se puede confundir entre las tasas y plazos de los planes.

Para poder comparar es necesario partir de un mismo monto de crédito y un mismo plazo, es decir mantener condiciones similares para que sean "manzanas con manzanas y peras con peras".

¿Por qué hay diferencias en las tasas de interés que cobran los bancos?
Todo depende de la expectativa del cliente respecto a su crédito. El tomar una tasa mixta en donde el primer periodo es fija y el segundo es variable, implica tomar un riesgo a mediano plazo en donde si las tasas suben el cliente no se beneficia.

Pero definitivamente el cliente lo que busca es certidumbre en su crédito. Por eso, en cuanto a tasa de interés considero que la mejor opción es una tasa fija durante todo el plazo, explica García Conde.

¿En que se basan los bancos para establecer el pago por cada mil pesos de crédito?

El pago por cada mil obedece directamente a la tasa de interés y a la manera en que el crédito va a amortizar. Evidentemente el pago por cada mil pesos de crédito, es lo que el cliente siente cada mes en su bolsillo, es lo que da la referencia sobre la capacidad de pago de las familias.

Entre más bajo sea el pago el cliente tiene mayor capacidad de crédito y accesar a una vivienda superior, pero también entre más alto sea el pago por cada mil se amortiza capital de manera acelerada y eso también le genera un ahorro.

¿Qué deben de comparar los interesados en una hipoteca?

Yo creo que sobre todas las cosas deben tener bien claro los riesgos que toma, en el sentido de la tasa de interés. Es muy importante tomar un crédito que igual hoy, que dentro de cinco o diez años, siga siendo válida la inversión para el cliente.

Hay que entender como amortiza el crédito, y no es necesario tener conocimientos de finanzas. El cliente debe cuidar su capacidad de pago, en la medida en que contrae una obligación que contrae su capacidad de holgura en los ingresos, en esa medida va a vivir más apretado y está tomando un riesgo mayor. Por lo que tiene que cuidar mucho su nivel de endeudamiento y asegurarse de que la propiedad que está comprando sea una buena inversión, a mediano y largo plazo.

¿Y la suma total?

También hay clientes que gustan de comparar el costo total al final del plazo, en estos casos deberán sumar los 180 pagos mensuales, más la comisión de apertura y los gastos de investigación.