El relator especial de los Derechos Humanos de la ONU sobre los Migrantes, Jorge Bustamanteque, dijo que las historias de horror que ha escuchado de boca de los detenidos hacen que la comparación no sea exagerada
El relator especial de los Derechos Humanos de la ONU sobre los Migrantes, Jorge Bustamante, comparó hoy las redadas que se llevan a cabo en Estados Unidos para detener inmigrantes indocumentados con las de la Alemania nazi para capturar a los judíos.

Bustamante aseguró, durante una conferencia impartida en la ciudad de México, que "las historias de horror" que ha escuchado de boca de los detenidos hacen que la comparación no sea exagerada y se puedan asemejar a "las imágenes proyectadas por el cine de Hollywood de las redadas que se llevaban a cabo en la Alemania Nazi". "No quiero sugerir una comparación entre lo que les pasó a los judíos y lo que les pasa a los migrantes, pero sí quiero hacer una comparación de las redadas como una práctica policial, mantenida y sostenida por el Gobierno de Estados Unidos" desde 1996 y que a menudo conlleva violaciones a los Derechos Humanos, como la separación de familias, indicó.

En 2007 unos 250 mil mexicanos que se encontraban en Estados Unidos en situación irregular fueron deportados a su país de origen, aseguró Bustamante. El relator manifestó además su preocupación por el hecho de que las redadas cuenten con "bastante aceptación" en la sociedad estadounidense, que en muchas ocasiones "no acepta la bilateralidad" del fenómeno migratorio".

Pero las críticas de Bustamante se dirigieron de forma mayoritaria hacia el Gobierno y la sociedad mexicanos. "Hay una indiferencia increíble de la sociedad mexicana sobre lo que les pasa a los emigrantes mexicanos en Estados Unidos", lamentó Bustamante.

A este respecto, el relator lamentó que las marchas en favor de los derechos de los inmigrantes que tuvieron lugar en ese país en la primavera de 2006 no generaran ninguna reacción en México. Por otra parte, "es obligación legal" del gobierno de México proteger a sus ciudadanos en el extranjero, algo que "sólo hace de forma minúscula", aseguró.

Bustamante destacó que esta indiferencia es especialmente grave cuando son los emigrados a Estados Unidos quienes mantienen "la paz social en México" con las remesas que envían, la segunda fuente de divisas de la economía nacional que sólo en 2007 fue de 23 mil millones de dólares." En la sociedad mexicana no hacemos nada porque vemos a los inmigrantes centroamericanos como inferiores a nosotros", opinó el relator, de nacionalidad mexicana y residente en Tijuana, ciudad fronteriza con Estados Unidos.

Por otra parte, se refirió a la violación de los derechos humanos de los centroamericanos y suramericanos que llegan a México, fenómeno sobre el que varias organizaciones han llamado la atención y que también lamentó el relator.

Se estima que cada año las autoridades mexicanas suelen interceptar a unos 200 mil inmigrantes indocumentados de origen centroamericano en la zona sur del país.

La situación es tan grave que "va a llegar un momento en que la comunidad internacional reaccione" ante estas violaciones, como sucedió en Sudáfrica con el Apartheid, vaticinó Bustamante.