"México tiene que responder por sus acciones", añadió Stempel con visible enojo. "Ningún técnico quiere ser parte de una debacle similar".
Nueva York, EU.- La Concacaf esperará al reporte de su representante en el polémico partido entre México y Panamá para decidir los pasos a seguir.

"Estamos esperando el reporte del comisario. Ese es el procedimiento", dijo a dpa Steve Torres, jefe de prensa de la Concacaf (Confederación Norte, Centroamericana y del Caribe de Fútbol), tras los incidentes ocurridos el jueves en el Reliant Stadium de Houston.

El encuentro entre México y Panamá finalizó 1-1, pero el árbitro salvadoreño Joel Aguilar expulsó a los jugadores panameños Armando Gun y Ricardo Phillips, así como al entrenador mexicano Javier Aguirre, quien le propinó una patada a Phillips.

El incidente provocó un altercado entre los jugadores y cuerpos técnicos de ambos equipos, asi como la inevitable detención del choque por alrededor de diez minutos, pues el público comenzó a tirar objetos hacia el terreno, lo que impidió durante ese tiempo que Phillips pudiera abandonar la cancha.

Otro incidente ocurrió un rato después tras la lesión del panameño Blas Pérez, quien fue golpeado en la cabeza por un objeto lanzado desde las gradas, cuando era asistido fuera de la cancha por un contusión en una de sus piernas.

Aguirre ofreció en la noche del jueves disculpas por su proceder: "Quiero manifestar que no hice lo correcto, me salí del área técnica y choqué con un jugador de Panamá y eso no estuvo bien. Me arrepiento de eso y confieso que fue en un momento en que quise evitar equivocadamente la pérdida de tiempo del rival".

Pero su colega panameño, Gary Stempel, mostró disgusto por lo acontecido durante el desafío: "Fue bochornoso, una vergüenza. No puedo creer que a una selección se le haga todo eso. Nos agredieron, el árbitro estuvo desastroso, permitió de todo y nos expulsó injustamente a dos jugadores".

"México tiene que responder por sus acciones", añadió Stempel con visible enojo. "Ningún técnico quiere ser parte de una debacle similar".

Ariel Alvarado, presidente de la Federación de fútbol de Panamá, dijo que denunciará ante la Concacaf los hechos ocurridos en el partido frente a México.

"Enviaremos una carta a la Concacaf para denunciar los incidentes y expresar lo ofendidos que estamos", argumentó Alvarado.

Panamá, con tres puntos, enfrentará a Nicaragua en Phoenix, el 12 de julio, mientras México (4 puntos) lo hará ante Guadalupe, el puntero del grupo C, con seis unidades.