México, D.F. .- El estreno en México, el próximo 12 de octubre, de la película "Malos Hábitos", del mexicano Simón Bross, generó desde ya que actores y asociaciones que combaten la bulimia y la anorexia se sumen a la promoción de la salud alimenticia.
Al presentar hoy la cinta en conferencia de prensa, el realizador se congratuló que su trabajo haya generado interés en organismos como la Fundación Mexicana Contra la Bulimia y Anorexia Ellen West, así como el respaldo de actrices como Anahí, del grupo RBD, que públicamente reconoció padecer desorden alimenticio.

"Nuestra primera expectativa era que la película se estrenara, pero luego vinieron los festivales y vimos que era un tema que preocupaba en todo el mundo, y finalmente en México, con algunas funciones previas, se generó un interés grande para usarla incluso de promoción en escuelas y universidades", explicó Bross.

"Malos Hábitos", ópera prima del también publicista, cuenta la historia de tres mujeres, interpretadas por Jimena Ayala, Elena de Haro y Milagros Vidal, y la manera en que sus hábitos alimenticios determinan sus vidas hasta el extremo.

Empresas como la del edulcorante Canderel y la Fundación Televisa se sumaron al respaldo a la película, con el fin de promover la buena alimentación entre las familias mexicanas.

"Actores como Ana Claudia Talancón y Cecilia Suárez vieron la película y quisieron apoyarla, incluso se hizo una función a beneficio de las niñas del sureste de México y de la periodista Lydia Cacho", autora del libro "Los Demonios del Edén", donde denuncia una red de pederastas, dijo Bross.

El guionista chileno naturalizado mexicano Ernesto Anaya, autor de la historia original de la película, contó que la idea de la cinta surgió después de su experiencia de "comer todo el tiempo en México".

"Me di cuenta de que México es un muy mal lugar para hacer dietas, porque te la pasas comiendo, y que toda la gente a tu alrededor hacía alguna dieta o tenía consejos para adelgazar", dijo Anaya.

El realizador se manifestó en favor de campañas como la del fotógrafo italiano Oliviero Toscani para una firma de ropa, en donde muestra de manera cruda los efectos de la anorexia.

"Hay que cambiar los parámetros de belleza de los medios de comunicación mexicanos, porque sólo quieren publicidad con niños de ojos azules y mujeres en cocinas que no existen en la realidad", abundó Bross.

Según Eduardo Arcila, subdirector de Ellen West, en México las mujeres se preocupan por hacer dietas a partir de los 6 años, mientras que dos de cada cinco mujeres viven en dieta permanentemente.

Arcila adelantó que ya trabajan con los legisladores mexicanos para desarrollar una ley que regule la publicidad en televisión de lo que llamó "productos maravilla", de aquellos que ofrecen bajar de peso en poco tiempo.

"Queremos que se unifiquen las tallas, que en las pasarelas no haya menores de edad o que sean vigiladas en su alimentación, que en las escuelas haya programas de nutrición y que se fomente en universidades a enfermeras en los baños", detalló.

La cinta de Bross fue adquirida por la distribuidora Fortísimo, que ya vendió el largometraje en toda América Latina y en países de Europa y Asia.

Además, está por concretarse el trato para exhibirla en Canadá y Estados Unidos, según el cineasta.

El filme ganó el premio Silver Zenith en la competencia de Opera Prima Largometraje de Ficción, del World Film Festival de Montreal, Canadá, y participó en el pasado Festival de Cannes.