Notimex
México.- Exige el vocero de la arquidiócesis a las autoridades que finquen responsabilidades luego de los incidentes de este mediodía, cuando simpatizantes del PRD ingresaron en el recinto religioso y "agredieron verbalmente al cardenal Rivera y al Papa"
La Arquidiócesis Primada de México expresó su "consternación" por la irrupción de perredistas a la misa dominical en la Catedral Metropolitana, quienes "agredieron verbalmente al cardenal Norberto Rivera y al Papa Benedicto XVI" .

Expuso que en señal de condena la Arquidiócesis, "con dolor y para vergüenza nacional e internacional, cerrará la Catedral Metropolitana de México hasta que las autoridades se comprometan a garantizar la libertad de cultos y la integridad de los fieles" que asisten al recinto ".

Asimismo, a través de su portavoz, el padre Hugo Valdemar Romero, exigió que las autoridades finquen responsabilidades y castiguen a quienes cometieron este acto contra los fieles que participaban en la liturgia.

En un comunicado, la Iglesia católica condenó el hecho, en el que un grupo de integrantes del Partido de la Revolución Democrática (PRD) entró a la Catedral y gritó consignas en favor de Andrés Manuel López Obrador.

" Los agresores entraron abriendo a patadas las puertas, rompieron las vallas de seguridad, hicieron destrozos, rayaron las bancas y agredieron físicamente a los feligreses, lo que causó pánico en los presentes, entre quienes había ancianos, mujeres y niños ", aseguró.

En el documento firmado por el director de comunicación social de la Arquidiócesis, el padre Hugo Valdemar Romero, se describe que los feligreses estaban espantados por ese acto de " intolerancia religiosa.

Es por ello que la Arquidiócesis Primada de México condena esta profanación de la misa y del recinto, pues las autoridades capitalinas y federales han mostrado que fueron rebasadas en su deber de salvaguardar la libertad de culto, recalcó.

La Arquidiócesis de México invitó a los católicos y sus sacerdotes a realizar actos de desagravio en sus respectivas comunidades parroquiales para " pedir perdón a Dios por las constantes profanaciones de la Eucaristía y la Catedral de los grupos del Partido de la Revolución Democrática (PRD)".