Tokyo.- Un marine estadounidense fue condenado hoy por un tribunal militar de ese país a cuatro años de prisión por violar a una adolescente japonesa en la provincia de Okinawa, en el sur de Japón.
El hombre, de 38 años, fue detenido el 11 de febrero bajo la sospecha de haber abusado sexualmente de una joven estudiante de 14 años. El marine admitió que besó a la chica, pero dijo desconocer que era menor de edad.

La fiscalía japonesa no presentó cargos contra el marine porque la joven retiró la denuncia. El caso fue trasladado al tribunal militar de Camp Foster, en Okinawa.

En febrero, el caso desató una oleada de protestas en la provincia, donde se sitúan el 75 por ciento de las instalaciones del ejército estadounidense en Japón.

El embajador estadounidense se disculpó ante los ciudadanos de Okinawa y el ejército norteamericano impuso un toque de queda a todo el personal y sus familias.

El año pasado, la policía arrestó a 46 militares estadounidenses acusados de diversos cargos. En 1995, un empleado estadounidense violó a una niña japonesa de 12 años, lo que provocó una serie de llamamientos para acabar con la presencia norteamericana en la isla.