Notimex
México.- El presidente Felipe Calderón confió en que el proceso de Reforma Electoral siga su curso de forma ordenada y confió en que los legisladores encuentren un balance entre libertad de expresión y responsabilidad.
Al encabezar una conferencia de prensa en el marco de su primer año de gobierno, afirmó que es partidario de la libertad de expresión y de que ésta prevalezca, en lugar de restringir la voz de los ciudadanos.

En el salón Adolfo López Mateos de la residencia oficial de Los Pinos consideró que lo más valioso respecto a la Reforma Electoral es recuperar el consenso entre todas las fuerzas políticas y refrendar el aval pluripartidistas a las reglas y a las autoridades.

Calderón Hinojosa se pronunció porque esa legislación tenga un balance que fortalezca la autonomía de los órganos electorales, de la participación de los partidos políticos y de la participación de los ciudadanos.

Por otra parte, sobre cuáles consideraría los errores durante los primeros 12 meses de su gobierno, dijo que cualquier persona en cualquier institución tiene errores y aciertos, por lo que prefirió mencionar las insuficiencias o en lo que le hubiera gustado avanzar más.

Calderón consideró que le hubiera gustado un mayor crecimiento económico del país o lograr avanzar más en el combate al crimen organizado; sin embargo, aseveró que esa insatisfacción se convierte en un incentivo para mejorar la acción de gobierno.

A pregunta expresa, negó que tenga previsto hacer cambios en su gabinete, pero admitió que la fortaleza del gobierno radica en evaluar constantemente el actuar y desempeño de los funcionarios "y dependiendo de estas evaluaciones seguiremos actuando".

Acompañado por su equipo más cercano de colaboradores, manifestó que en México ya se terminó el clima de confrontación y que percibe "un clima de colaboración entre poderes y partidos, una ciudadanía ávida de trabajar y de hacerlo en paz".

Calderón Hinojosa comentó que como siempre sucede ha habido grupos de los cuales le preocupa "la ofensa, el daño o el perjuicio que puedan causar a otros ciudadanos", a los que reiteró la disposición de su gobierno de dialogar.

"Mi invitación ha sido abierta y con quien ha habido un trato institucional sobre todo através del Congreso, con las fuerzas y los partidos políticos ahí representados", expresó.

Al preguntarle sobre si existe una estrategia para los ciudadanos que en enero próximo enfrentarán una eventual alza de precios, sostuvo que continuarán con políticas públicas responsables para mantener las tasas de inflación bajas, "lo logramos este año y lo lograremos también el próximo".

Al reiterar la solidez de la finanzas públicas, garantizó que no habrá una crisis como las que han perjudicado al país en 1976, 1982, 1987 y 1984, que calificó como golpes brutales para los mexicanos.

Esto no quiere decir que no haya un reflejo del comportamiento económico de Estados Unidos en México, aún tenemos una economía "altamente dependiente" de esa nación, así que se está trabajando para revitalizar el mercado interno, enfatizó.