"Las perdidas han comenzado a mostrarse dentro de la liga y la pedida de negocios, pero nuestro descenso ha sido menor que el de otros muchos sectores de la economía del país", destacó Stern. "Vamos a ofrecer a los jugadores algunos aspectos de esta realidad para que entiendan la gravedad de la situación".
Las Vegas, EU.- El comisionado de la NBA, David Stern, mostró de nuevo su lado más optimista en cuanto a la crisis económica que afecta a su organización y dijo que espera que a partir de la temporada del 2010 la liga volverá a tener ganancias.

Stern, tras concluir la reunión anual de gobernadores de la NBA, que se celebró en Las Vegas, donde también se disputa la Liga de Verano, destacó que el plan para hacer frente a la grave crisis económica que traviesa todo el país había sido efectiva.

"Las perdidas han comenzado a mostrarse dentro de la liga y la pedida de negocios, pero nuestro descenso ha sido menor que el de otros muchos sectores de la economía del país", destacó Stern. "Vamos a ofrecer a los jugadores algunos aspectos de esta realidad para que entiendan la gravedad de la situación".

Stern dijo también que si el sindicato de jugadores quería tener más detalles de como la crisis económica había afectado a la NBA, no tenían ningún inconveniente en aportarlos.

"Los números nos muestran que menos de la mitad de los equipos lograron beneficios la pasada temporada", admitió Stern. "Ante esta realidad hemos ya trabajado en la designación de 10 miembros de un comité laboral que vaya a trabajar el nuevo convenio colectivo".

Stern dijo que querían mostrar toda la seriedad y responsabilidad de cara al proceso de negociación del nuevo convenio colectivo con los jugadores, y en que se espera se les vaya a pedir a los profesionales ciertos sacrificios en sus demandas económicas.

El comisionado de la NBA señaló que el comité elegido podría tener la primera reunión de trabajo con el Sindicato de Jugadores el próximo 4 de agosto para hablar del nuevo acuerdo laboral.

El actual convenio colectivo tiene vigencia hasta que concluya la temporada del 2010-11.

La liga ya ha anunciado la disminución del tope salarial para la próximo temporada a 57,7 millones de dólares, comparados a los 58,7 del año anterior y lo mismo sucede con el tope establecido para el pago del impuesto de lujo.

También se esperan más reducciones durante la temporada del 2010-11, debido a que habrá, como mínimo, un nuevo descenso del cinco por ciento en los ingresos de los equipos.

Las causas de estas perdidas de ingresos se deben a la reducción en el coste de las entradas y que se han perdido contratos con algunos de los patrocinadores importantes que apoyaban a la liga.

Mientras que en el apartado de la actividad de los equipos para la configuración de sus respectivas plantillas de cara a la próxima temporada, el centro de atención está puesto en el alero Carlos Boozer, que admitió no jugará más con los Jazz de Utah, aunque ambos buscan todavía la mejor opción para su salida del equipo.

Los Jazz quieren un traspaso, pero les beneficie y lo mismo desea el jugador que busca irse a un equipo que la próxima temporada pueda ser competitivo.

La nota negativa de la jornada para la imagen de la NBA se diotambién en Las Vegas, donde los fiscales de la ciudad han presentado una orden de arresto contra el alero Antoine Walker, sobre el que pesan tres cargos de haber firmado cheques sin fondos.

La orden establece que Walker no ha pagado los 10 cheques sin fondos que firmó por un valor de un millón de dólares a nombre de los locales Caesars Palace, Planet Hollywood y Red Rock Resort.