De la Hoya enfatizó que quiere cambiar la historia de derrotas que Pacquiao le ha propinado a los mexicanos Erik Morales, Marco Antonio Barrera y Juan Manuel Márquez.
San Juan, Puerto Rico.- El campeón mundial filipino Manny Pacquiao y el mexicano-estadounidense Oscar de la Hoya se enfrentarán el próximo 6 de diciembre en la ciudad estadounidense de Las Vegas en un combate no titular en las 147 libras (68 kilos), se anunció hoy.

De la Hoya, diez veces campeón mundial y medallista de oro olímpico, indicó en una conferencia de prensa telefónica que ahora está enfocado en el entrenamiento y en la pelea.

"No voy a hablar ni a pensar en el retiro. Estaré ciento por ciento enfocado en lo que haré sobre el ring. Esa es mi prioridad", indicó el púgil en la conferencia telefónica en la que ambos boxeadores concordaron en que será un enfrentamiento "difícil".

Pacquiao, con marca de 47-3-2, tendrá que escalar varias divisiones aumentando de peso hasta las 147 libras, mientras que De la Hoya buscará la manera de acelerar la velocidad de sus piernas sobre el ring.

"Sé que la gente dice que será una pelea fácil para Oscar, pero yo estoy seguro que daré la batalla como siempre la he dado. Soy más rápido y más joven", sostuvo Pacquiao, actual campeón ligero del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) .

El filipino ha sido campeón mundial en las 112, 122, 126, 130 y 135 libras.

Por su parte, De la Hoya (39-5) afirmó que durante su entrenamiento buscará la táctica para acelerar la velocidad en sus piernas y vencer a Pacquiao.

"Cuando has estado pensando en esta pelea por los pasados meses y la gente asegura que Manny me puede noquear, eso lo hizo personal", dijo.

De la Hoya enfatizó que quiere cambiar la historia de derrotas que Pacquiao le ha propinado a los mexicanos Erik Morales, Marco Antonio Barrera y Juan Manuel Márquez.

De la Hoya comparó la pelea con la del boxeador de origen puertorriqueño John Ruiz frente al estadounidense Roy Jones, hijo, en el 2003, en la cual el segundo decidió escalar de la división semipesada a la pesada.

Por su parte, Bob Arum, presidente de la compañía Top Rank, dijo estar "emocionado" con la pelea, la cual aseguró que tendrá "implicaciones alrededor del mundo" y en la que se presentará el "mejor atleta filipino en la historia de Filipinas".

"He asimilado qué significan los filipinos en los Estados Unidos y el mundo con este boxeador. Ellos son reconocidos por ser personas luchadoras", expresó.

Arum afirmó además que dicha pelea reconocerá al boxeo como "el deporte más popular y universal que existe en el mundo".