LA JORNADA
México, D.F. .- En medio de las presiones de los concesionarios de radio y televisión, a los que se sumaron otros poderes fácticos, la reforma constitucional en materia electoral se consumó ayer al conseguir la aprobación de la mayoría de las legislaturas locales.
Con el voto a favor de 17 congresos de los estados concluye su trabajo el Constituyente Permanente; sólo resta que la Cámara de Diputados o el Senado emitan la declaratoria final y la reforma, que establece una nueva relación entre los partidos políticos y los medios electrónicos, pase al Ejecutivo para su promulgación.

La declaratoria de reforma constitucional se hará la próxima semana, una vez que los presidentes de ambas cámaras se pongan de acuerdo para ello. El panista Santiago Creel, quien encabeza la mesa directiva del Senado, reconoció a los legisladores locales por avalar una legislación "que da vida a una nueva cultura política, una nueva manera de hacer elecciones al desterrar el peso del dinero de los procesos electorales y disminuir el costo de la democracia".

El proceso concluye dos semanas después de que las principales televisoras y las grandes cadenas de radio acudieron al Senado, y a través de los conductores de sus programas y noticieros estrellas exigieron detener esa reforma que elimina los espots y toda propaganda electoral pagada en medios electrónicos, y cierra la puerta a la guerra sucia contra candidatos y partidos.

Televisoras y estaciones de radio se encadenaron el 11 de septiembre para transmitir presiones e insultos a los senadores, pero la reforma se aprobó.

Un día después, el pleno votó a favor de la reforma electoral, en una sesión considerada histórica en la que los coordinadores de los partidos Acción Nacional (PAN), Revolucionario Institucional (PRI) y de la Revolución Democrática (PRD), Santiago Creel, Manlio Fabio Beltrones y Carlos Navarrete, respectivamente, coincidieron en tribuna que en adelante serán "los votos en las urnas los que decidan quién va a gobernar en el país" y "nunca más el dinero y los espots decidan sobre campañas y candidatos".

Fracasaron presiones de los dueños de los medios electrónicos

En esa sesión de trabajo, los coordinadores de las tres principales fuerzas políticas dejaron claro que a pesar de las presiones y amenazas públicas y privadas de los concesionarios, se daba el primer paso para reordenar a "los grupos de interés" en el país.

Las presiones continuaron, los empresarios de la radiodifusión usaron los espacios informativos de sus medios concesionados para sostener que la reforma viola la libertad de expresión. A la campaña se sumó el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) -el que pagó parte de la guerra sucia contra Andrés Manuel López Obrador en 2006-, pero aun así la reforma se aprobó en la Cámara de Diputados el 14 de septiembre.

Los poderes fácticos buscaron entonces presionar a los congresos locales a través de los gobernadores, pero sólo algunos, como el de Coahuila, Humberto Moreira, y el de Aguascalientes, Luis Armando Reynoso, se prestaron al juego y se lanzaron contra la modificación constitucional.

Trece días después se logró la mayoría necesaria, al sumarse el voto a favor de la reforma de 17 congresos locales. Ayer lo hicieron las cámaras de diputados de Tamaulipas, Nayarit, Chihuahua, Michoacán, Baja California Sur, Nuevo León, Guerrero y Chiapas.

Reconocimiento de Creel a los congresos estatales

El panista Santiago Creel celebró la aprobación de la reforma. "Mi reconocimiento a los congresos locales que han votado a favor. Es quizá la ocasión que más de cerca hemos visto el trabajo del Constituyente Permanente".

Se espera que el martes o jueves se haga la declaratoria de reforma constitucional en el Congreso federal, aunque Creel no quiso especificar la fecha, ya que antes debe ponerse de acuerdo, dijo, con la presidenta de la Cámara de Diputados, la perredista Ruth Zavaleta.

Conveniente esperar el aval de 28 o 30 legislaturas: González Morfín y Arroyo

El panista José González Morfín y el priísta Francisco Arroyo, ambos integrantes de la mesa directiva del Senado, informaron que esperarán a un mayor número de congresos estatales -28 o 30- para proceder a la declaratoria.

A su juicio, por tratarse de una reforma de alto calado es mejor hacer la declaratoria con el respaldo de todos los congresos, lo que se espera suceda la próxima semana. Creel, sin embargo, dejó entrever que con la mayoría lograda es suficiente para concluir el proceso.

La declaratoria la puede hacer cualquiera de las dos cámaras o ambas. "Una vez que se compute en el Senado la mandamos a la Cámara de Diputados, ya firmada, para que ellos hagan lo propio", comentó el senador Arroyo Vieyra.

Cualquiera de las dos cámaras la puede mandar al titular del Ejecutivo federal para su promulgación. Por tratarse de una enmienda constitucional el presidente Felipe Calderón Hinojosa no la puede vetar.