AP/AFP
Moscú.- Al abandonar el Kremlin hace ocho años y en un gesto que simbolizó la transferencia del poder al nuevo presidente de Rusia, Boris Yeltsin le dio a Vladimir Putin la pluma que usó para firmar documentos importantes.
Cuando Putin abandonó ayer el Kremlin, se llevó la pluma con él. Es uno de los muchos signos de que Putin, ahora en el cargo de Primer Ministro, pretende permanecer como el líder dominante en Rusia, al menos en el corto plazo, y posiblemente mucho después.

Conserva muchos de los signos simbólicos de la Presidencia, así como vastos poderes. Lo apoya el Servicio Secreto Veteranos del Servicio Secreto han pasado a dominar el gobierno bajo Putin, ex funcionario de la KGB, el servicio de inteligencia interno. Esas figuras influyentes han conseguido cargos importantes en empresas de envergadura, como compañías petroleras, aéreas y de manufactura de automóviles, que Putin volvió a estatizar.

Ellos consideran a Putin un factor clave para mantener sus posiciones y el acceso al flujo financiero. Algunos de ellos se opusieron a la designación de Dmitry Medvedev, un abogado de 42 años, como sucesor de Putin. Medvedev comenzó su gestión oficialmente el miércoles.

El ahora Primer Ministro tal vez decidió mantenerse en el poder a fin de resguardar el camino de su protegido hasta que éste consolide su posición.

Sus perspectivas
Inmensamente popular y en la cima de su poder, Putin parece querer que los rusos lo consideren como el hombre que aún está a cargo y para anticipar su regreso a la presidencia en 2012, algo que no ha descartado.

En un fervoroso y prolongado discurso de 45 minutos ayer ante el Parlamento, Putin señaló las grandes ambiciones que alberga la dirigencia rusa en materia económica, y alardeó que bajo su mandato, Rusia "no sólo cambió, sino que se convirtió en un país diferente". Su nominación como primer ministro fue aprobada por 392 votos a favor y 56 en contra. Sólo los comunistas votaron en contra de él.

Putin abandonó el Kremlin el miércoles, pero sólo se limitó a mudarse hacia la Casa Blanca rusa, la sede del gobierno, cerca de la embajada estadounidense. Y muchos de los que fueron sus subordinados durante su actuación como presidente lo servirán ahora como primer ministro.

Sus orígenes
Vladimir Putin nació en San Petersburgo (ex Leningrado), el 7 de octubre de 1952.
Estudió derecho y se casó con una ex azafata, Lyudmila, con quien tiene dos hijas. Tras el derrumbe de la URSS a fines de 1991, Putin desempeñó actividades más acordes con la nueva Rusia.

Cuando Yeltsin le anunció, poco antes del 31 de diciembre de 1999, su intención de renunciar al poder y confiarle las riendas del país, Putin afirma que le respondió: "Francamente, no sé si estoy preparado, ni si lo deseo, pues es un destino pesado". Sin embargo, ese día se convirtió en presidente interino, y el 26 de marzo 2000 fue elegido presidente, con un 52.94 por ciento de los sufragios. Desde entonces, Putin ha consolidado su poder a niveles jamás vistos desde la era soviética.