Por Ernesto Montero/Notimex
Cd. de México.- México termina 2007 con un crecimiento "muy moderado y por debajo de lo que debió crecer", debido a la falta de competitividad y a la sobrerregulación, opinó el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Armando Paredes Arroyo.
En entrevista con Notimex, expuso que aunque se requiere "destrabar cuestiones que afectan directamente a la empresa y nos restan competitividad", el avance en las reformas de pensiones y fiscal "son un paso importante".

Consideró que debido a que la reforma fiscal aprobada este año no fue profunda, se requiere, más adelante, simplificar los esquemas para ampliar la formalidad. "Eso está muy ligado al tema de la regulación".

Paredes Arroyo indicó que en los estados y municipios es donde se generan los mayores obstáculos que orillan a la informalidad y a que las empresas no paguen impuestos.

En cuanto al comportamiento de la economía, recordó que el CCE pronosticó para este año un crecimiento de 3.7 por ciento, "pero vamos a estar en 3.2 a 3.4 por ciento".

"Y para el próximo año pensamos que creceremos 3.2 por ciento o menos, debido a la desaceleración de la economía de Estados Unidos, dependerá de qué tanto se profundice ese problema", abundó.

En cuanto a las reformas pendientes, opinó que la educativa es importante, "pero se puede abordar en cualquier periodo, porque reformas como la energética y que son más controvertida deben abordarse antes de que entremos a un periodo electoral, porque de lo contrario la lógica cambia".

El presidente del CCE aclaró que la apertura del sector energético al capital privado sigue en discusión, sin dejar de lado el problema de inversión que se requiere en la materia.

Respecto a la apertura comercial con Estados Unidos y Canadá, comentó que "afortunadamente para el sector agropecuario" mexicano los precios internacionales de los productos agropecuarios están por arriba de los niveles históricos "y eso al parecer se va a mantener por algunos años".

Por ello, reiteró, no habrá ningún problema con la apertura comercial de 2008, "quienes manifiestan lo contrario es porque manejan una posición política".

Paredes Arroyo llamó a aprovechar la oportunidad de que los precios agropecuarios se mantendrán altos durante los siguientes tres o cuatro años para que en lugar de canalizar más subsidios se invierta en infraestructura, en tecnologías y en modernizar al campo.

Lo anterior, puntualizó, con el propósito de estar preparados "para cuando los mercados reaccionen y los productos agropecuarios se ajusten a la baja".