NotimexSe
Reconoce Beltrán del Río que hay temas polémicos, como el aborto
México.- Para la Secretaría de Gobernación (Segob), el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre México y la Santa Sede en 1992 permitió "transparentar las cosas, tener un intercambio abierto, franco, directo y cordial".

El director general de Asociaciones Religiosas de la dependencia, Salvador Beltrán del Río, recordó que anteriormente las relaciones "eran más bien de hecho" entre Iglesia y gobierno, pero ahora hay cordialidad, respeto y mucha comunicación con las distintas religiones del país.

Reconoció que en la relación hay temas, como el aborto en la ciudad de México o la Ley de Sociedades en Convivencia, "muy difíciles y muy polémicos" que "polarizan a la sociedad" y en los cuales se debe buscar un diálogo abierto y escuchar diversas opiniones.

En entrevista con Notimex, el funcionario de la Secretaría de Gobernación admitió que esos temas causaron mucha polémica, tuvieron repercusión y se reflejaron en otros lugares del país.

"Se debe buscar un diálogo abierto y escuchar las opiniones de uno y otro lado, para que incluso en el caso de los legisladores se tomen decisiones mejores", abundó.

A 15 años del restablecimiento de relaciones con la Santa Sede, consideró correcta la apreciación de que no existe sentido de urgencia para instrumentar cambios al marco jurídico que la rige, aunque estimó que el año próximo se podrían crear algunas mesas de diálogo y análisis del tema.

Beltrán del Río dijo que tiene conocimiento que desde la anterior Legislatura se presentaron iniciativas -alguna de ellas relacionadas con la "objeción de conciencia"- que afectarían el marco jurídico y que aún no han sido abordadas, a pesar de la insistencia de varias asociaciones religiosas, entre las que no está la Iglesia Católica.

Recordó que un grupo de legisladores locales manifestó su interés por modificar lo relativo a los medios de comunicación para que haya más apertura, pero insistió que la dependencia tiene la mejor disposición para abordarlos, siempre y cuando el Congreso de la Unión marque la pauta.

El director general de Asociaciones Religiosas de la Segob aseveró que quizá el marco jurídico de la relación del Estado con las Iglesias sea "restrictivo", en comparación al que existe en otros países.

No obstante, comentó que a pesar de que es más riguroso y estricto, también hay que reconocer "lo que está atrás, que hay una historia que es prácticamente única y puede ser el conflicto religioso que vivimos a principios del siglo pasado y que marca nuestra historia y marco jurídico".

El funcionario agregó que aún con esas limitaciones,"que así las considera la ley", el Congreso de la Unión debe ser quien marque los tiempos en que se puedan debatir esos temas, aunque estimó que podría iniciar el próximo año.

Consideró que quizá en el periodo de primavera se puedan integrar algunas mesas de diálogo y análisis, pues "sabemosque hay iniciativas que tienen que ver con temas que de una u otra manera afectarían al marco jurídico".

Sostuvo que con las diferentes asociaciones religiosas registradas se tiene una relación cordial, abierta y de mucho diálogo, que no se ciñe estrictamente a los temas jurídicos, pues muchas de ellas realizan labores altruistas.

Las relaciones diplomáticas entre México y la Santa Sede se establecieron en 1992, luego de que las reformas al Artículo 130 de la Constitución y la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público reconocieron la personalidad jurídica de las asociaciones religiosas.

Desde ese año a la fecha, México ha tenido como embajadores en la Santa Sede a Enrique Olivares Santana, Guillermo Jiménez Morales, Horacio Sánchez Unzueta, Fernando Estrada Sámano, Javier Moctezuma Barragán y Luis Felipe Bravo Mena.

En contraparte, los nuncios Apostólicos en México han sido Girolamo Prigione, Justo Mullor García, Leonardo Sandri, Giuseppe Bertello y Christophe Pierre.