Un grupo de inversores financieros y concesionarias quiere comprar la marca Saturn a la automotriz estadounidense General Motors (GM), fuertemente afectada por la crisis.
GM confirmó hoy el interés del consorcio y aseguró que además cuenta con otros potenciales compradores. En el marco de su plan de saneamiento, GM había anunciado previamente que se desharía de Saturn, así como de la marca de vehículos todoterreno Hummer. Si en el mediano plazo no logra concretar la venta, GM suspenderá la fabricación de ambas marcas.

El consorcio interesado en Saturn es liderado por la compañía de inversión privada Black Oak Partners. Según GM, hace unos 60 días están en negociaciones. Ninguna de las dos partes dio a conocer detalles financieros de las mismas.

Los inversores y algunos comercializadores de Saturn quieren concentrar la marca en pequeños modelos que ahorren combustible. La nueva compañía mandaría a producir los vehículos a GM y otros fabricantes por encargo y se ocuparía de la distribución.