Uno de los trabajadores de Metro de Madrid pide turno para hablar en la asamblea, celebrada en los depósitos de trenes de la compañía ubicados en Plaza de Castilla. Foto: EFE
El Universal
El incumplimiento de los servicios mínimos ha generado numerosas críticas, los sindicatos han justificado esa decisión
Madrid.- Dos millones de viajeros se verán hoy afectados por la tercera jornada de huelga en el Metro de Madrid, que se inició hoy sin servicio en toda la red del suburbano.

Ayer representantes de sus 7 mil 500 trabajadores decidieron en asamblea no respetar hoy, por secundo día consecutivo, los servicios mínimos decretados.

La huelga es en protesta por la decisión de la Comunidad de Madrid de extender a empleados de empresas públicas el recorte salarial del 5% decretado por el Gobierno para los funcionarios.

De esa manera, comenzó otra jornada complicada en la capital, que ya este martes optaron en gran medida por usar el automóvil particular para hacer sus desplazamientos.

Así, el tráfico fue más de un 20% superior al registrado en otros días laborables en el centro de la capital y en la vía de circunvalación urbana, la M-30.

A pesar de que la empresa municipal de transportes ha puesto en sus líneas más autobuses y el operador ferroviario Renfe ha aumentado el servicio de cercanías, se espera que los atascos y aglomeraciones sean hoy, al igual que el martes, habituales.

Metro de Madrid negocia con empresas privadas de autobuses contar desde mañana con una flota de vehículos que cubra los mismos itinerarios de la red del suburbano, si continúa la huelga.

El incumplimiento de los servicios mínimos ha generado numerosas críticas y los sindicatos han justificado esa decisión con el argumento de que las medidas de la Comunidad de Madrid son abusivas, hasta el punto de que las van a recurrir ante los tribunales.

La Consejería de Transportes de Madrid anunció este martes la apertura de expedientes por esos incumplimientos, mientras que la presidenta regional, Esperanza Aguirre, criticó el "chantaje" que, a su juicio, cometieron los huelguistas.

Aguirre también defendió el recorte salarial, al considerar que beneficia a quienes padecen la crisis económica.

El secretario general del sindicato Unión General de Trabajadores (UGT) en Metro, Teodoro Piñuelas, insistió a EFE que la solución pasa porque se respete el convenio.

"Ahora la pelota está en el tejado de la patronal. Nosotros hemos demostrado que podemos hacer lo que decimos", afirmó Piñuelas.

Los ministros de Economía, Elena Salgado, y de Trabajo, Celestino Corbacho, expresaron ayer su respeto al derecho de los trabajadores a hacer huelga, pero recalcaron que debe ser compatible con el derecho de los ciudadanos a la movilidad.