Notimex
Aunque las empresas del sector vivienda aún registran un rezago importante comparado con el Indice de Precios y Cotización (IPC), en lo que va del año estas mantendrán su ritmo de expansión a pesar de la volatilidad internacional.
México.- Ixe Grupo Financiero señaló que no obstante hay un menor interés entre los inversionistas, debido a una percepción negativa para el sector, relacionada con la debilidad que presenta la misma industria inmobiliaria en Estados Unidos.

En un reporte, destacó que otros temores relacionados se fundamentan en un posible menor dinamismo en la economía mexicana, ante una desaceleración en aquel país y menores flujos para el sector más bajo de interés social por una disminución en las remesas.

Asimismo, una probable menor demanda de casas en las zonas más expuestas a la economía estadounidenses, como el norte del país por las maquiladoras, y las zonas turísticas por las viviendas para extranjeros, indicó.

Sin embargo, esto último aún no se ha reflejado en las ventas de las empresas, por el contrario continúan mejorando su mezcla de ventas atendiendo a diferentes nichos de mercado, como la reciente inversión de Homex en Cancún, por 107 millones de pesos.

Resaltó que en México no hay sector "subprime" o de alto riesgo que es el que generó la crisis hipotecaria en Estados Unidos, además que el sector de interés social es el más apoyado por el gobierno federal (incluso con subsidios) mediante organismos gubernamentales.

Por otro lado, las empresas mexicanas no se encuentran expuestas al mercado hipotecario de Estados Unidos, ni en cuanto a demanda, ni en recursos, subrayó el grupo financiero.

Los fundamentales para el sector se mantiene y una vez transcurrida la incertidumbre actual, el mercado deberá reconocerlos como el déficit de más de cinco millones de viviendas; un crecimiento estimado para los próximos cinco años de 12 por ciento sostenido.

Además, mayor participación de bancos y Sofoles, mejores esquemas de financiamiento como el cofinanciamiento, tasas de interés más competitivas, incentivos fiscales, leyes en favor del sector y bursatilización de créditos, entre otros.