Notimex
Beijing.- El gobierno chino convocó hoy al embajador de Estados Unidos en Beijing, Clark T. Randt, para expresarle una 'fuerte protesta' tras la entrega de un reconocimiento gubernamental en Washington al Dalai Lama.
En conferencia de prensa, el vocero de la cancillería china, Liu Jianchao, dijo que la entrega de la Medalla de Oro del Congreso estadunidense fue una 'flagrante interferencia' en asuntos internos de China, que minaba las relaciones bilaterales.

La condecoración fue entregada al Dalai Lama por el presidente estadunidense George W. Bush, quien reiteró a Beijing su llamado para cambiar su 'resistencia obstinada de represión religiosa'.

Bush subrayó la influencia religiosa del monje tibetano exiliado y pidió a China reunirse con el ganador del Premio Nobel de la Paz, a quien llamó 'un hombre de paz y reconciliación'.

En vísperas de que fuera entregada la medalla, el jefe del Partido Comunista de China (PCCH) en el Tíbet, Zhang Qingli, expresó indignación por la concesión del galardón al Dalai lama.

Bush, quien condujo de la mano a líder budista de 72 años de edad por el Congreso y se sentó a su lado, dijo que este reconocimiento no tiene por qué perjudicar las relaciones bilaterales entre China y Estados Unidos.

Durante una solemne ceremonia en el Capitolio, Bush y los principales líderes demócratas y republicanos del Congreso dijeron que esta condecoración civil es un reconocimiento a su incansable lucha por la libertad de culto y los derechos humanos.

La ceremonia, a la que asistieron al menos 500 personas, pronto derivó en un acto político en el que Bush y los legisladores condenaron la represión china contra el pueblo tibetano.

Al honrar la obra y figura del Dalai lama, 'Estados Unidos levanta su voz en pro de la libertad religiosa y los derechos humanos fundamentales', dijo Bush, quien se entrevistó en privado con el líder tibetano el martes en la Casa Blanca.

China ocupó el territorio tibetano en 1951.