Notimex
Lago de Guadalupe.- La organización Cáritas Mexicana hizo, este martes, un llamado de emergencia a Cáritas Internacional, que depende de la Santa Sede, para ayudar a los damnificados de Tabasco.
El presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), Gustavo Rodríguez, dijo que por cuestiones técnicas hasta ahora se realizó este llamado a la organización internacional de la Iglesia Católica.

En la 84 Asamblea Plenaria de la CEM, en conferencia de prensa dijo que ese organismo católico se contactará con los grupos Cáritas en el mundo con el fin de que contribuyan con ayuda para las personas afectadas por las inundaciones en la entidad, añadió.

Indicó que de manera adicional dos representantes de Cáritas Internacional se encuentran en Tabasco para hacer una evaluación de las necesidades de los damnificados, con el fin de que esta organización pueda canalizar materiales específicos para éstos.

Las organizaciones Cáritas se encuentran en todo el país y en casi la totalidad de las naciones del mundo en donde tiene presencia la Iglesia Católica y cuya función es la atención a víctimas de desastres, explicó.

Precisó que el apoyo de Cáritas se proporciona en tres fases que son: la atención a la emergencia a través de víveres; posteriormente la reconstrucción, para lo cual se otorgan materiales a los afectados; y después la fase de prevención.

Para ello, añadió que en México durante todo el año opera la cuenta bancaria 100 de Banamex, en la sucursal 746 en el Distrito Federal, cuyos recursos se destinan a las comunidades que resultan afectadas por desastres de todo tipo.

En tanto, el secretario Ejecutivo de la Comisión, Armando Flores, aclaró que con los apoyos que la Iglesia proporciona a los damnificados no pretende suplir el papel del Estado "porque no nos toca".

En estos casos, la Iglesia a través de Cáritas realiza una tarea subsidiaria, "coadyuvando el trabajo de muchas instancias gubernamentales y no gubernamentales", precisó.

Al respecto, el sacerdote Saúl Solís, responsable de Cáritas Tabasco, dijo que en esta fase de emergencia en la entidad tabasqueña se envían de uno a cuatro cargamentos con víveres a los damnificados y se reparten con el apoyo del Ejército mexicano.

En la actualidad, más de 21 mil damnificados se encuentran albergados en los templos tanto urbanos como rurales, en donde se les proporciona techo, alimento, ropa y servicios sanitarios, sin importar la creencia religiosa, indicó.

Solís añadió que 23 templos católicos fueron afectados por las inundaciones, por lo que los sacerdotes que los atendían se encuentran también damnificados.