NOTIMEX
Bogotá, Colombia.- Los cárteles de la droga de México han copiado las tácticas que aplicó hace 20 años en Colombia el abatido narcotraficante Pablo Escobar Gaviria, apuntó hoy el diario bogotano El Tiempo al señalar que sólo buscan 'intimidar a la sociedad'.
El cártel de Medellín pretendió 'intimidar a la sociedad y chantajear al Estado por medio de los carros bomba y el terrorismo indiscriminado' y esto es lo que pretenden hacer los delincuentes mexicanos, apuntó en un editorial el diario colombiano.

'El gobierno de Felipe Calderón enfrenta una guerra cada vez más tenaz contra los cárteles de la droga', añadió el comentario.

Apuntó que Estados Unidos 'se propone diseñar una especie de Plan Colombia para ayudar a México en su lucha, que afecta también la frontera y la inmigración ilegal'.

'Nadie discute que se necesita toda la asistencia económica y técnica. Pero, mientras el negocio ilegal del narcotráfico sea el más lucrativo del mundo, se ha demostrado que no sirve la actual estrategia de guerra contra las drogas", indicó el rotativo.

'Así lo enseña la reciente y dura experiencia colombiana y lo confirma la tragedia que hoy vive México. A cada capo de la droga que cae, sobran candidatos para remplazarlo', señaló.

Refirió que 'se desmantelan los grandes cárteles y surgen otros, más móviles, implacables y sofisticados. Lo que confirma la urgencia de buscar nuevas formas de enfrentar este fenómeno y debilitar su base económica y su capacidad para generar violencia y corrupción'.

Como ocurre 'con los cultivos de coca, marihuana o amapola, la actividad económica ilegal y la violencia asociada a este crimen se desplazan', destacó el rotativo.

Tanto es así, agregó, que en Perú 'se muestran alarmados por la presencia de dinero y armas procedentes del norte. Pero ya no lo llaman colombianización, sino mexicanización'.

Según el periódico, la guerra que libra el presidente Calderón contra las mafias 'ha encontrado respuesta en los narcotraficantes, y principalmente en los cárteles del Golfo y de Sinaloa'.

Esa lucha, indicó el editorial, dejó el año pasado más de dos mil muertos, tras el reacomodo mafioso luego de que el jefe del cártel del Golfo, Osiel Cárdenas, fuera extraditado a Estados Unidos.