México.- La corrida de toros celebrada este domingo en la Monumental Plaza México, la más grande del mundo, ha generado polémica por el cupo de extranjeros en la faena, que presuntamente infringió la Ley de Espectáculos de la metrópoli.

Al ruedo de la quinta corrida de la temporada invernal 2007-08 saltaron el torero español Antonio Barrera, el matador mexicanoLeopoldo Casasola y el rejoneador portugués Rui Fernandes, lo queviolaría el artículo 47 de la normativa por no incluir al menos un50 por ciento de mexicanos.

"Se está violando la ley a la torera", dijo a Efe el tesorero dela Asociación Nacional de Matadores de Toros y Novilleros (ANMTN),Antonio Urrutia.

La asociación, que funciona como un sindicato del gremio y cuentacon 460 integrantes, justificó la retirada del matador mexicanoIsrael Téllez, que ante la situación prefirió no torear y fuesustituido por Casasola.

"No quería faltar a la ley y a sus principios, no iba a ser él elprimero en romper la ley desde 1946", explicó Urrutia.

El Gobierno capitalino mandó un aviso a los responsables de laPlaza México el sábado, un día antes del festejo taurino, para queincluyeran un rejoneador más de nacionalidad mexicana en el cartel yasí equilibrarlo.

Según el artículo 47 de la ley citada, cada cartel debe estarconformado al menos en un 50 por ciento de mexicanos en cada una desus categorías.

"Si hubiésemos cometido alguna anomalía, lo lógico sería que noshubieran suspendido la corrida", rechazó Carlos Bravo, uno de losrepresentantes de Plaza México, para quien la normativa se cumplió.

El representante afirmó que el artículo puede tener variasinterpretaciones y aseguró que "a final de temporada" se verá que elporcentaje de toreros mexicanos "rebasará con mucho" el 50 porciento exigido.

Bravo afirmó que se buscó dañar la imagen de la plaza aunque, ensu opinión, los que lo intentaron "se pegaron un frentazo", y cargócontra la Comisión Taurina de la metrópoli y el Gobierno de la urbe,por su responsabilidad en nombrar a los responsables de estaentidad.

"Están en contra de la fiesta, es gente antitaurina", criticó, altiempo que denunció el "poco apoyo" a las corridas que aporta elsector público.

En caso de que haya una sanción, la plaza se defenderá, advirtiótambién Bravo.

Según la ley de espectáculos, disponible en internet, dichasanción podría ser de 100 a 200 días de salario mínimo en elDistrito Federal (entre 458 y 916 dólares, aproximadamente).

"La gente no tiene porqué meterse, cuando somos nosotros los queinvertimos", declaró Bravo, al denunciar "las ganas de protagonismode algunos, con el dinero de otros". EFE