Universal
Los ataques a los ductos de Petróleos Mexicanos en Veracruz representarán para el país un costo de "cientos de millones de dólares" y reducirán en un 25% el suministro nacional de gas natural, afirmó el director general de la empresa, Jesús Reyes Heroles.
México, D.F.- A dos meses de que Pemex fuera blanco de atentados en ductos de Guanajuato, reivindicados aquel 10 de julio por el Ejército Popular Revolucionario (EPR), ayer a las 2:00 horas se registraron explosiones en los siguientes ductos localizados en el estado de Veracruz:

1. Válvula de seccionamiento del gasoducto de 48 pulgadas de gas natural Cactus-San Fernando, a la altura del municipio La Antigua, sin que se presentara incendio.

2. Válvula de seccionamiento en el mismo gasoducto de 48 pulgadas a la altura del río Actopan. En este lugar se registró un incendio.

3. Trampa de diablos del gasoducto de 48 pulgadas Zempoala-Santa Anna, a la altura de Delicias, sin incendio.

4. Válvula de seccionamiento en el gasoducto de 30 pulgadas Minatitlán- México y en el LPG ducto de 24 pulgadas Cactus-Guadalajara, con incendio.

5. Válvula de seccionamiento en el mismo gasoducto de 30 pulgadas, LPG ducto de 24 pulgadas y poliducto de 12 pulgadas en el municipio La Balastrera, con incendio, y

6. En el cruce aéreo Algodonera en el gasoducto de 30 pulgadas Minatitlán-México, LPG ducto de 24 pulgadas y oleoducto de 30 pulgadas, con incendio.

Reyes Heroles, en declaraciones a la radio, dijo que se localizó una carga explosiva que no estalló en la localidad de Antigua, Veracruz.

Protección Civil Estatal procedió a la evacuación de unos 12 mil habitantes de esos municipios en el estado de Veracruz y reportó que no hubo pérdidas humanas.

El director de Pemex reconoció que los cortes al suministro de gas natural afectarán a algunas zonas del centro del país, donde se concentra la mayor cantidad de la población de México, entre ellos, la Ciudad de México, la industrial ciudad de Puebla y el Estado de México.

Aclaró que el abasto de gas doméstico y gasolinas está garantizado en todo el país.

Agustín Humann Adame, presidente de la Asociación Mexicana de Gas Natural, informó que el suministro de gas natural afecta a ocho zonas de distribución: Puebla-Tlaxcala, Valle de Toluca, Distrito Federal, Valle Cuatitlán-Texcoco, Querétaro, Bajío (Salamanca, Celaya, León, Silao e Irapuato), Bajío Norte (Aguascalientes y San Luis Potosí) y Guadalajara.

La Comisión Reguladora de Energía (CRE) explicó que en estas zonas se atiende a aproximadamente un millón 288 mil usuarios, entre clientes industriales, de comercio y residenciales que representan casi 50 por ciento de la demanda total nacional de gas natural.

A partir del incidente, las distribuidoras Gaz de France, Repsol de México, Metrogas, Tractebel y Gas natural de México, suspendieron el suministro, por lo cual mil 101 empresas resultaron afectadas.

A ellas se suman 8 plantas de generación de energía eléctrica instaladas en el Valle de Toluca, Tula, Bajío, San Luis Potosí y Salamanca que también se quedaron sin gas, aunque no se preve desabasto de energía eléctrica porque el sistema se alimentará de las hidroeléctricas y de las plantas de generación que operan a base de combustóleo.

Agustín Humann Adame indicó que el total de suministro de gas natural afectado es de 700 millones de pies cúbicos diarios, de los cuales 486 millones se entregan a Comisión Federal de Electricidad, lo que equivale al 11 por ciento de la producción nacional de este carburante.

De acuerdo con el empresario, Pemex estima reanudar el servicio en un plazo máximo de 192 horas.

Indicó que se mantendrá el suministro residencial y el de servicios prioritarios como hospitales y clínicas.

La empresa distribuidora Maxigas Natural dio a conocer que el servicio de distribución de gas natural en la región de Valle Cuautitlán-Texcoco, Puebla y Tlaxcala, será suspendido, especialmente para clientes comerciales e industriales, a los que se les está notificando telefónicamente para que tomen sus previsiones.

Los clientes residenciales tanto en Puebla (57 mil) como en el Valle Cuautitlán-Texcoco (155 mil) seguirán contando con el suministro de gas natural.

Según Pemex, las válvulas afectadas se utilizan para dividir tramos de tubería con fines de reparación, mantenimiento o para emergencias, y están instalados en distancias de 8 a 32 kilómetros a lo largo de la trayectoria del tubo que transporta hidrocarburos.

Ingenieros de la paraestatal consideraron que fueron "actos premeditados", porque cuando ocurre una explosión hay pérdida de presión total y en este caso fue de manera simultánea y la pérdida fue gradual.

La Norma Mexicana para operar ductos revela la enorme vulnerabilidad de Pemex en materia de seguridad, puesto que marca como intervalos mínimos de patrullaje en este tipo de instalaciones una vez cada mes, lo mismo que cuando se trata de cruce de vías férreas y carreteras; pero es una vez cada tres meses en el resto de los ductos e instalaciones.

El Atlas de Riesgo de Gasoductos de Pemex establece que un kilómetro de ducto afectado tiene impacto en tres rubros: el mayor impacto, 40 por ciento del total se presenta en la población aledaña; 35 por ciento en el medio ambiente del lugar; y, 25 por ciento en el propio negocio de la paraestatal.

Pemex indicó que serán otras autoridades gubernamentales las que presenten información conforme avancen las investigaciones, y que la Procuraduría General de la República atrajo el caso.