Notimex
Representa el escultor Héctor M. Flores la inconografía del algunsa deidades las cuales forman parte del proyecto Construyendo la luz apoyado por el PECDA.
Ciudad de México.- En el proyecto escultórico "Construyendo la luz", Héctor M. Flores asumió el reto de representar la iconografía de algunos de los dioses prehispánicos con materiales y medios de expresión contemporáneos y su propia visualización.

"Sabía que configuran un tema muy estudiado y que han sido representados en multitud de formas y ocasiones, porque para muchos artistas continúan siendo tema de fascinación y un reto a la creatividad.

"Pero yo no podía renunciar a dicha experiencia, porque me parece de vital importancia revalorar nuestras raíces, las que para un importante sector de las nuevas generaciones parecen tan lejanas y fuera de su contexto", dijo Flores.

El proyecto del joven artista mexicano (Distrito Federal, 1980), que cuenta con el apoyo del Programa de Estímulo a la Creación y al Desarrollo Artístico (PECDA), consiste en la creación de seis esculturas elaboradas en cristal flotado, transparente y de color.

Las piezas tendrán dimensiones de alrededor de 0.30 por 0.40 centímetros cada una.

"Al ser el vidrio mi campo de trabajo desde hace más 10 años y al ver el poco reconocimiento que en el medio artístico nacional se le concede a este deseo, a la par de enaltecer nuestra raíz prehispánica busco atraer las miradas hacia este bello material que me fascina", comentó.

"También me propongo lograr un reconocimiento para los artistas que trabajamos con el vidrio", añadió Flores, quien heredó el gusto escultórico de su padre, el maestro vitralista Miguel Angel Flores.

Fue en el estudio-taller de su padre, donde Héctor, desde muy pequeño entró en contacto con el vidrio artístico, para más tarde realizar estudios con el maestro Vladimir Klein, en Estambul; con Jiri Harcuba y Martín Rosol, en Corning, Nueva York.

Ha tomado cursos especializados con la maestra Ana Thiel, de Guanajuato, en vidrio vaciado en arena; fusionado aplicado a joyería con Kathleen Harvey, México; de flameworking con Christian Duarte y Adriana S. Llantada; victrografía con José Fernández Castrillo; grisalla y esmalte con su padre y de artes plásticas en general con el pintor Nahúm B. Zenil.

"La técnica que uso para este proyecto es la de trabajo en frío, específicamente cristal laminado, que de algunos años a la fecha he venido desarrollando debido a la originalidad e innovación que presenta, a pesar de ser una técnica de poco o escaso uso en México.

"Y resulta compleja -añadió- porque sus soluciones técnicas exigen un gran esfuerzo físico, pero todo se compensa al final cuando uno contempla la luminosidad y belleza de las piezas".

En la actualidad, Héctor Miguel Flores González también está experimentando con cristal óptico, material con el que se propone explorar de manera directa el tema esencial de su obra: la luz.

Sus exposiciones más recientes fueron Libro Arte Objeto, en el Espacio Cultural Rancho Tecomate, de Cuatolco, Estado de México (2008); Vidrio Mexicano. El misterio de la luz, en la Galería Jesús Gallardo, de León Guanajuato, y el Museo de Arte popular (MAP), en 2008 y 2007.

En 2006 montó "Abstracto", en Rancho Tecomate y en 2005 "Reflejos Vidrio Artístico Contemporáneo", en el espacio cultural Muralla, en el Estado de México.

Un año después obtuvo la beca "Glass carving, engraving and cold construction" en The Studio of the Corning Museum of Glass, en Nueva York, Estados Unidos.

El PECDA se integra con recursos del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, a través de su Dirección General de Vinculación Cultural, y de las secretarías, institutos o consejos de cultura de cada entidad de la República.