Foto: Archivo Vanguardia
El Universal
Autoridades académicas y gubernamentales crearon un observatorio de convivencia escolar para detectar casos de acoso, indisciplina y otros comportamientos en planteles educativos
Querétaro. La Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) y la Secretaría de Educación de gobierno del estado, crearon el Observatorio de la Convivencia Escolar, con la finalidad de detectar conductas violentas, indisciplina, acoso y otros comportamientos que suceden en los planteles, y que no necesariamente son agresivos.

La catedrática universitaria y directora del referido observatorio, Azucena Ochoa Cervantes, informó que este organismo inicia formalmente en junio, a partir de los resultados que se obtengan del seguimiento que se hará de mil 500 estudiantes de secundaria, mil 200 alumnos de educación primaria, 50 profesores y 12 directivos, pertenecientes a 5 escuelas primarias, 3 secundarias y 2 telesecundarias.

Además de evaluar la presencia del llamado bullying -que se traduce al castellano como acoso-este seguimiento tiene el objetivo de tener una visión global de la convivencia escolar.

La investigadora dijo que esta convivencia no solamente refleja la existencia de bullying; hay manifestaciones como la indisciplina, la disyunción, la violencia física, verbal ó psicológica; "una serie de problemáticas que se pretende indagar, y mostrar que no todo lo que sucede en la escuela es violencia, y no toda la violencia que se presenta es acoso escolar".

Los resultados del seguimiento, que se tendrán a partir de julio de este año, ayudarán a conocer el fenómeno y a entender las causas de éstos y a crear planes de solución que incluyan la participación de otras instancias gubernamentales así como de toda la sociedad en general.

El director de la Facultad de Psicología de la UAQ y partícipe en el proyecto, Jaime Rivas Medina, resaltó que el objetivo general es contribuir a que los centros educativos sean espacio de vivencia y aprendizaje de convivencia pacífica a través de la participación de diferentes actores sociales, para lograr con ello la conformación de una cultura democrática.

"Consideramos de fundamental importancia el estudio de la convivencia pues es en este ámbito en donde se ponen en juego las condiciones y los aprendizajes clave para el funcionamiento de la democracia y el ejercicio de los derechos fundamentales, previniendo de esta forma la violencia y los malos tratos entre escolares", afirmó.

Con base en los datos que se obtengan en el estudio, se pretende crear programas de formación para profesores, alumnos y padres de familia, foros, así como redes interinstitucionales, para llegar a la realización del primer Congreso Internacional de Convivencia Escolar.