Foto: Especial
Agencias
Para contrarrestar este último punto se han desarrollado algunos productos fertilizantes orgánicos y sintéticos
México.- Son diversos los factores relacionados con la infertilidad que presentan algunas extensiones de tierra dedicadas a la agricultura, sin embargo, los más comunes son: la escasez de agua dulce, los climas extremos o bien, la carencia de nutrientes en la tierra.

Para contrarrestar este último punto se han desarrollado algunos productos fertilizantes orgánicos y sintéticos. Uno de los más efectivos es el que proviene de las excretas (humus) de la lombriz o lombricomposta. Esto se debe a que dicho elemento natural tiene una mayor capacidad de retención de humedad y produce un alto número de nutrientes para la tierra.

Expertos de la Universidad Iberoamericana (UIA), de la ciudad de México, retomaron este punto para diseñar un contenedor-productor de composta derivada del humus de la lombriz, que adicionalmente permite la reproducción del animal. A través de esta tecnología es posible producir el fertilizante, al tiempo de procesar los residuos orgánicos que generalmente tienen como destino los botes de basura de las casas.

Este desarrollo consiste en un contenedor metálico para almacenar tierra y residuos orgánicos (como restos de fruta o vegetales) al cual se le implementaron orificios para hacer posible la entrada de oxígeno, y ruedas para su fácil transportación; así como una serie de instrumentos para manipular la composta generada.

La doctora Mariana Ruíz Morales, investigadora del Departamento de Ingeniería Industrial de la UIA, mencionó que en el medio ambiente la producción de lombricomposta se realiza de manera natural; sin embargo, con la implementación de esta tecnología, la lombriz produce una mayor cantidad de humus de manera más rápida. "Podemos obtener fertilizantes, así como procesar residuos orgánicos".

La investigadora explicó que uno de los objetivos del desarrollo es implementar este sistema sustentable "a escala media", es decir, en centros como restaurantes, hotelería, escuelas, instituciones o parques que cuenten con áreas verdes. Dijo que producir composta en el propio lugar donde se originen los desechos orgánicos (las escuelas, por ejemplo) se reflejaría en una reducción de costos y de la contaminación que es producida por los camiones que la transportan.

Según estudios mencionados por la investigadora, tan solo en la UIA se generan poco más de tres toneladas de residuos, de los cuáles, más de la mitad son orgánicos. "Sencillamente los residuos de jardinería suman 700 kilogramos al día, en tanto que los residuos de alimentos generan un poco más de una tonelada diaria". Razón por la cual, aseguró, esta tecnología es óptima para la "escala media".

Ruíz Morales explicó que las técnicas de fertilización mediante la producción del humus de las lombrices pueden realizarse desde casa y que son de gran utilidad para aquellas personas que cuentan con pequeños jardines en sus espacios. A propósito, recomendó a los interesados en la producción de lombricomposta utilizar huacales o cajas perforadas para iniciar la fabricación del producto.

La doctora Mariana Ruíz Morales ofreció su asesoría y mencionó que actualmente la UIA imparte el Taller de Reciclado, que cuenta con un módulo especializado en producción de humus de lombriz. Mencionó que las personas interesadas pueden contactarla a través del correo electrónico mariana.ruiz@uia.mx y al teléfono 01 (55) 59504000 extensión 4188.