México, D.F. .- El valor nominal del dinero falsificado en México creció 31,3 por ciento entre 2006 y 2007, pero el número total de billetes de este tipo decomisados disminuyó un 10,6 por ciento debido a que los falsificadores prefieren fabricar cada vez los de mayor denominación, indicó hoy Banxico.
Durante un seminario sobre falsificación de billetes organizado por la entidad y la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía), el director de Seguridad del emisor mexicano, Alejandro Alegre, señaló que en 2006 se falsificaron billetes con un valor nominal de 38,3 millones de pesos (3,6 millones de dólares), contra 50,3 millones de pesos (4,7 millones de dólares) el año pasado.

Sin embargo, en 2007 se decomisaron 211.415 billetes, lo que representó una disminución del 10,6 por ciento con relación al año anterior.

Ello se explica, indicó Alegre, porque "los falsificadores están optando por imitar piezas de mayor denominación", dado que las penas de cárcel que pueden recibir por falsear billetes son las mismas y no varían si los billetes son de mayor o menor cuantía.

Del dinero que se incautaron las autoridades en 2007 el 88 por ciento correspondió a billetes mexicanos, un 2 por ciento a monedas del país, y el 10 por ciento a numerario extranjero, principalmente dólares estadounidenses.

La tendencia en México en los últimos años es que "se reducen el número de piezas falsificadas pero crece el monto" del dinero falso, resumió el funcionario del banco central.

En este sentido señaló que mientras en 2006 existían 98,8 billetes falsos por cada millón, en 2007 esa cifra cayó a 81,5 piezas por millón.

Alegre manifestó que el billete más falsificado en México es el de 200 pesos (unos 18,8 dólares), ya que el 27 por ciento del total del numerario adulterado corresponde a esa denominación.

No obstante, con relación al dinero legal que circula en el país, el más falsificado es el de 1.000 pesos (unos 94,3 dólares), ya que por cada millón de estos billetes originales se falsean 364,2 unidades.

Entre las estrategias que tiene el Banco de México para contrarrestar la falsificación se cuenta el lanzamiento reciente de billetes fabricados con polímeros y no con fibras de papel.

El éxito de estos billetes "plásticos" contra la falsificación es tal que, por ejemplo, desde el 21 de noviembre de 2006 el banco central puso en circulación uno de 50 pesos (4,7 dólares) lo que permitió que en un año cayera 43 por ciento el número de piezas falsas de esa denominación.

En el mismo seminario Enrique Eduardo Guarner, gerente de la fábrica de billetes del Banco de México, aseguró que normalmente los billetes falsificados en México "son de baja calidad", y en su elaboración se utiliza principalmente la tecnología Inkjet, la que utilizan las impresoras tradicionales.

Las zonas donde se detectan más billetes falsos en México son la capital del país y los estados de Jalisco (oeste) y Nuevo León (norte).

La falsificación de billetes es un delito federal en México considerado "grave" (sin beneficio de libertad provisional) que se castiga con penas de 5 a 12 años de prisión y multas de hasta 500 días de salario mínimo (unos 26.300 pesos o 2.480 dólares).