Lourdes de Koster / Vanguardia
Saltillo, Coah.- Con la reapertura de los centros de apuestas, el problema de ludopatías se agudiza en la ciudad "y nadie quiere verlo", consideró la especialista Jana Petrzelova Mazacova.
Dijo que cada vez es mayor el número de gente que busca resolver problemas económicos y afectivos refugiándose en ese tipo de juegos.

La ludopatía es la enfermedad que padecen los apostadores compulsivos. No pueden dejar de poner monedas a las máquinas de los casinos y son capaces de empeñar prendas valiosas a cambio de unos pesos con tal de buscar un poco de suerte y hacerse millonarios.

La doctora Jana Petrzelova Mazacova, maestra investigadora, precisó en entrevista que en Saltillo la situación es más grave de lo que parece.

"Es cada vez mayor el número de casinos y centros de apuestas que se instalan en Saltillo y eso es `espantoso', porque las consecuencias de esto no se han visto, pero poco a poco veremos la manera en que se agudiza la ludopatía en la ciudad", advirtió.

Los jugadores impulsivos tratan de compensar con el juego ciertas necesidades internas porque muchos de ellos presentaron serias carencias, sobre todo afectivas durante su infancia.

"Después no pueden salir de ahí porque si lo dejan presentan síndrome de abstinencia, tiemblan, sudan y empiezan a tener un trastorno de ansiedad o de depresión si no se les deja jugar", puntualizó.

Por ese motivo es inadecuado que siga aumentando el número de centros de ocio o casinos en Saltillo, pues el impacto en la familia es serio, finalizó.

Estimó que redunda en desintegración y pérdida de bienes materiales dado que los jugadores pueden convertirse en enfermos con rasgos que los hacen llegar al fondo de una ludopatía.