Notimex
Washington.- La migración femenina de América Latina y el Caribe creció a un ritmo de cinco por ciento durante los últimos 45 años, ubicando a la región como la segunda del mundo con el mayor volumen de estos flujos, dijo un informe del Banco Mundial.
El informe, titulado "La migracion internacional de las Mujeres", dijo que el porcentaje de mujeres de la región que dejaron sus países de origen y emigraron a otros, principalmente Estados Unidos, pasó de 45 a 50 por ciento entre 1960 y 2005.

El informe apunta que, dada su participación e impacto, la migración femenina es un factor que va en aumento y contribuye al desarrollo de sus países de origen.

"El hecho de que las mujeres ahora representan casi la mitad del total de la población migrante tiene efectos significativos en el desarrollo", dijo Andrew Morrison, economista principal del Banco.

Morrison añadió que la evidencia recogida en zonas rurales de México "demuestra que su migración tiene efectos económicos positivos para los hogares que dejan atrás".

Hasta 2005, la población mundial de migrantes alcanzaba los 190 millones de personas, casi 3 por ciento de la población mundial, de los cuales 95 millones eran mujeres.

Entre 1960 y 2005, los mayores aumentos de migración femenina se observaron en Oceanía, al pasar de 44 a 51 por ciento, seguido por América Latina y el Caribe.

En Africa los porcentajes pasaron de 42 a 47 por ciento, mientras que en la antigua Unión Soviética, pasó de 48 a 58 por ciento.

En cambio, Asia se ubicó como la única región del mundo donde el flujo de migración femenina se redujo, pasando de 46 a 43 por ciento.

El informe destaca el hecho de que en los flujos migratorios procedentes de Europa, Oceanía y la ex Unión Soviética, el número de mujeres que optan por dejar atrás sus países es mayor al de los hombres.

En el caso de América Latina y el Caribe los porcentajes son bastante similares, mientras que en Africa y Asia los hombres continúan conformando el grueso de esas migraciones.

Maurice Schiff, uno de los autores del informe, apuntó que la razón principal por la que las mujeres emigran es económica.

Sin embargo, dijo que los resultados que alcanzan en los países donde deciden instalarse "varían considerablemente conforme a su país de origen", aunque factores como la educación también son un importante determinante.

Ejemplo de esto es Estados Unidos, donde las emigrantes de América Latina tienen los salarios más bajos, mientras que las emigrantes de países de habla inglesa suelen obtener empleos más calificados que las que provienen de otras regiones.

Entre las emigrantes con educación superior, las de Irlanda, Australia y el Reino Unido son las que tienen los ingresos más elevados.

El informe hace notar sin embargo que aun entre las mujeres que provienen de países en desarrollo, existen también diferencias en los ingresos que reciben.

Hace notar que las mujeres procedentes de Sudáfrica, Jamaica e India reciben sueldos más altos que aquellas que provienen de países como Colombia, República Dominicana y Cuba.

Según el estudio, el dominio de idiomas influye en el mercado laboral.

MirjaSjoblom, co-autora del informe, apuntó que uno de los mensajes importantes del informe "es que ya no se puede soslayar el papel de las migrantes".