Notimex
Monterrey.- Fitch México estimó que el crecimiento crediticio en el país se mantendrá sólido, impulsado por la estabilidad en las tasas de interés y una fuerte demanda interna de productos y servicios.
En un breve análisis, la evaluadora bursátil también considera que el principal reto de los bancos en la actualidad es contener la reciente alza en morosidad y costos crediticios, derivada del fuerte crecimiento en préstamos y de la rápida conversión de las carteras hacia el segmento minorista.

En opinión de Fitch, este reto es inclusive mayor al asociado a las adversas condiciones que se registran actualmente en los mercados financieros globales.

"Estimamos que los mayores bancos mantendrán un buen desempeño, ya que el entorno de operación podría mantenerse razonablemente positivo", indica.

Acotó que Fitch espera que el crecimiento crediticio se mantendrá sólido, 'soportado por una serie de factores, entre ellos el bajo nivel de intermediación financiera en el país, las estables tasas de interés y la fortalecida demanda interna, entre otros".

La calificadora expone que la rentabilidad se ha mantenido elevada, con un retorno sobre activos (ROA) de 2.6 por ciento para los mayores bancos a septiembre de 2007, soportada por buenos márgenes y mejores eficiencias, lo que hasta la fecha ha compensado las mayores provisiones.

Destaca que el aumento en morosidad era anticipado, dado el amplio monto de nuevos préstamos en segmentos de mayor riesgo relativo.

La evaluadora advierte que de continuar el crecimiento en la actividad crediticia, se anticipan mayores presiones sobre la liquidez y capitalización de los bancos.

En el análisis de Fitch México, reitera que "creemos que tanto los préstamos a personas como los totales mantendrán tasas de crecimiento significativas en el futuro previsible".

"Salvo que ocurriese un deterioro sustancial en la capitalización, liquidez, calidad de activos y/o rentabilidad de alguno de los bancos calificados u ocurriese un empeoramiento del entorno global y local, en general no anticipamos presiones negativas en las calificaciones de las instituciones bancarias calificadas por Fitch", finaliza.