Tokio.- El crecimiento de Japón, segunda economía mundial, sorprendió por su vigor en el primer trimestre (+0,8%), gracias a las exportaciones hacia Europa y Asia que compensaron la desaceleración de la demanda estadounidense y al buen ritmo del consumo de los hogares.
Entre enero y marzo, el Producto Interno Bruto (PIB) de Japón subió un 0,8% en relación al trimestre anterior y un 3,3% interanual, anunció el viernes el gobierno.

Los economistas sólo esperaban en promedio un alza de 0,7% en relación al trimestre precedente y de 2,7% a ritmo anual, según un sondeo realizado por el diario Nikkei, que consultó a 24 economistas.

Es el tercer trimestre consecutivo de crecimiento de la segunda economía mundial. En el último trimestre de 2007, el PIB japonés subió un 0,6% en relación al trimestre anterior y un 2,6% interanual.

"Fuertes exportaciones hacia Europa y Asia compensaron ampliamente la caída de las exportaciones hacia Estados Unidos, y gastos relativamente robustos de los hogares contribuyeron a acelerar el crecimiento", explicó el economista del gobierno Hiroki Owaki.

Esta buena sorpresa, que se traduce en una cierta resistencia de la economía de Japón frente a la crisis en Estados Unidos, tiene lugar al día siguiente de la publicación de cifras de crecimiento para el mismo trimestre en la Eurozona que también sorprendieron por su robustez (+0,7%).

"Japón está en una posición cómoda, y la demanda en Asia compensa la debilidad del consumo y las importaciones de coches en Estados Unidos", comentó Glenn Maguire, economista del banco francés Société Générale.

"En los últimos seis meses, la economía japonesa progresó en promedio un 3% interanual. Es un desempeño impresionante teniendo en cuenta la dificultad del clima mundial", estimó.

En el primer trimestre, las exportaciones aumentaron un 4,5% y contribuyeron al crecimiento del PIB en torno a 0,5%. La demanda interna aportó el 0,3% restante, sobre todo gracias a un alza de 0,8% del consumo de los hogares en relación al trimestre previo.

Pero la "inversión privada no residencial", que corresponde a grosso modo a las inversiones en capital de las empresas y que era el principal motor del crecimiento japonés en estos últimos años, se replegó un 0,9%.

La inversión "fue afectada negativamente por las presiones sobre los beneficios de las empresas, debido sobre todo al alza de los precios de la energía y de las materias primas, y al panorama cada vez más incierto para la economía mundial", consideró Hiromichi Shirakawa, economista de Crédit Suisse.

De hecho, muchos economistas anticipan que el resto del 2008 será menos rosa que los tres primeros meses del año, y algunos predicen incluso un crecimiento ligeramente negativo en el segundo trimestre.

Muchas empresas japonesas, los fabricantes de coches a la cabeza, ya advirtieron que sus beneficios disminuirán fuertemente durante el ejercicio en curso.